El supremo entrerriano

El 13 de marzo de 1786 nació en el Arroyo de la China, hoy Concepción del Uruguay, Francisco “Pancho” Ramírez, llamado “el Supremo Entrerriano”.

Francisco Ramírez

En “Apuntes de historia argentina” Ricardo Darío Primo dice: “Por su eficacia como jefe, su conocimiento del terreno, las condiciones de sus tropas, la selección de su caballada, la movilidad de sus fuerzas, la carencia de bagajes innecesarios, la calidad de los comandos, la instrucción de sus tropas, la formación de la infantería, la cooperación de su escuadrilla de ríos, la formación de su Estado Mayor, la movilidad del entrevero, el ataque de sorpresa, la disciplina, el sostén de ideales reivindicativos, el ejemplo permanente; con todo demostró sus condiciones de conductor”.

Ramírez fue antes que eso un un hombre preocupado por el futuro y por la instrucción pública. Lideró el federalismo de las provincias en contra del unitarismo de Buenos Aires. En 1811 estaba ya en las filas de Ricardo López Jordán (padre) y dio decisivo apoyo a José Artigas en su lucha contra los españoles en el Uruguay y en Entre Ríos enfrentó a los portugueses que bajaban desde el Brasil en 1816.

Ramírez y Estanislao López fueron clave para derrotar a Rondeau en Cepeda el 1° de febrero de 1820 y firmaron poco después el Tratado del Pilar, que reconocía las autonomías provinciales sobre el predominio de Buenos Aires.

En julio de 1821, Ramírez fue derrotado por última vez cerca del Río Seco. Escapó con vida pero, al descubrir que su compañera, la Delfina, había caído en manos del enemigo, regresó para rescatarla y fue asesinado. Anacleto Medina, que moriría con más de noventa años de edad, a caballo todavía, rescató a Delfina mientras Ramírez agonizaba prendido del cogote de su caballo

Al Supremo Entrerriano lo decapitaron y mandaron su cabeza a Estanislao López, quien la exhibió públicamente en el Cabildo de Santa Fe