Elecciones en Estados Unidos: Los demócratas retoman el control

El Partido Demócrata ganó al menos dos docenas de escaños, asegurándose los 218 necesarios para romper la hegemonía de los últimos ocho años de los republicanos en la cámara baja de Estados Unidos.

Elecciones en Estados Unidos: Los demócratas retoman el control

Los estadounidenses eligieron este martes a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 35 de los 100 senadores y 36 gobernaciones, así como miles de puestos locales y estatales en unos comicios considerados un referéndum sobre la gestión del presidente Donald Trump.

Los demócratas retomarán el control de la Cámara de Representantes y el Senado seguirá en manos de los republicanos, según datos oficiales.

El Partido Demócrata ganó al menos dos docenas de escaños el martes, asegurándose los 218 necesarios para romper la hegemonía de los últimos ocho años de los republicanos en la cámara baja, que comenzó con la revuelta del Tea Party en 2010.

Pero los republicanos contraatacaron en el Senado, donde ampliaron la diferencia al ganarle a al menos dos demócratas, en Indiana y Dakota del Norte, y retener dos escaños en riesgo en Tennessee y Texas.

Luego de conocerse las tendencias, ya irreversibles, Trump consideró que la jornada electoral fue un “tremendo éxito” para el Partido Republicano, pese a haber perdido el control de la Cámara de Representantes.

El nombre de Trump no figura en las papeletas de estas elecciones, pero hace semanas que el inquilino de la Casa Blanca ha reiterado que se trata de un referéndum sobre su presidencia.

Ante el riesgo de que un avance de los demócratas en el Congreso haga trastabillar su programa de gobierno, Trump emprendió en la hora última de la campaña un maratón por tres estados que terminó con un mitin en Cape Girardeau, en Missouri, donde afirmó que “la agenda republicana es el sueño americano”.

“La seguridad y la prosperidad están en juego en esta elección”, aseveró en ese último acto, acompañado de su hija Ivanka.

La campaña estuvo marcada por violentos incidentes: el envío de paquetes con explosivos a prominentes líderes opositores y la masacre en una sinagoga en Pittsburgh donde murieron 11 personas.

La polarización de la sociedad llegó a cotas nunca vistas y cuando el presidente acudió a honrar a las víctimas, una manifestación de unas 1.000 personas salió a su encuentro.

Para los demócratas esta es una oportunidad de frenar el poder de un presidente al cual acusan de provocaciones racistas y de atizar las divisiones con tal de ganar votos.

En dos casi dos años en el gobierno desde su sorpresiva victoria en 2016, el caótico e imprevisible Trump ha contado con las dos cámaras, pero en estas elecciones de mitad de mandato el equilibrio de poderes en el Congreso podría cambiar.

En un editorial publicado el lunes en Fox News, Trump dijo que Estados Unidos “tiene la mejor economía de su historia y que la esperanza finalmente ha vuelto a las ciudades y a los pueblos” del país.

En las elecciones están en juego los 435 cupos de la Cámara de Representantes, 35 escaños en el Senado, 36 gobernaciones, además de varios cargos locales como alcaldes, jueces y sheriffs.

En las primeras elecciones de mitad de mandato, los presidentes suelen perder terreno en el Congreso, aunque Trump, que durante su gestión llevó al desempleo a un mínimo de 3,7 por ciento, podría tumbar este precedente.

En la última semana Trump -en lugar de destacar sus logros- ha preferido centrarse en un duro discurso en el que ha denunciado la inmigración ilegal como una “invasión”.

A pocos días de las elecciones, Trump envió a más de 4.800 efectivos a la frontera con México y sugirió que si los migrantes centroamericanos que marchan por miles en caravanas hacia Estados Unidos tiraban piedras a los agentes, éstos podrían responder con tiros, aunque después se retractó.