Es viral: El auto que se vende solo

Un creativo publicó un anuncio muy ocurrente para poder vender su Peugeot 206, modelo 2007. Mirá el ingenioso video de este aviso clasificado.

(Noticias de última hora – Hot News)

Detrás de cada auto, hay una historia. Ese vehículo que nos lleva y nos trae de aquí para allá es un cofre cargado de postales de vida. “Mi primer auto, el auto que elegimos cuando nació nuestro hijo, en el que mi viejo me enseño a manejar..”, y así podríamos seguir “sin repetir ni soplar” durante todo el día.

Diego López Calvo es dueño de un Peugeot 206, modelo 2007, que decidió poner en venta. El auto es uno del montón. Está “enterito”, tiene todos los service correspondientes, motor gasolero 1.9 litros, levantavidrios, aire, tazas (sin llantas de aleación), y acusa 114.000 kilómetros totales en su odómetro. Hasta ahí todo normal.

Lo curioso y particular es el video que creó y subió a redes sociales para encontrar potenciales compradores. Y más que un aviso, es una publicidad digna de ser utilizada por cualquier automotriz. Llega.

​Diego, un creativo y publicista de 45 años de edad, aprovechó sus habilidades para armar un emotivo video con su celular que en sólo 24 horas recibió miles de visitas.

“Jamás pensé en tener esta repercusión. Y a pesar que recibí comentarios de potenciales compradores -en su Facebook y canal de Youtube (que tuvo que crear), los más comunes están ligados a la emoción generada en quienes miraron los 2:30 minutos de duración del video sólo por curiosidad. Es la primera vez que en miles de mensajes no encuentro un comentario ligado con la política”, comenta entre risas García Calvo.

Por el momento, el “Peugeot 206 que se vende solo” , como menciona el video sigue en venta. “Pido 125.000 pesos, pero se puede hablar. Sé que el auto tarde o temprano se va a vender, aunque lo que me llena de orgullo es haber despertado una sonrisa en quienes pudieron verlo”, explica el López Calvo, que hasta recibió el llamado de un concesionario interesado en su habilidad creativa.

“Mirame bien, soy apenas un auto usado, pero yo también los usé a ellos. Los usé para que me llevaran a tantos lugares que de otra manera no hubiera podido conocer. Ahora que pasaron 114 mil kilómetros de todo, me quieren ofrecer al mejor postor, no los critico, si pudiera a veces yo los vendería a ellos. Pero son momentos de cambio y hay que saber adaptarse. Dicen que cuando se cierra una puerta, se abre una ventanilla”. Así arranca el aviso publicitario en el que Diego, sin querer, transmitió una historia que fue replicada por miles de desconocidos.

Clarin.-