Estados Unidos lucha contra las armas impresas en 3D

La justicia estadounidense intenta avanzar en prohibir la fabricación de armas mediante dispositivos de impresión tridimencional. Fiscales de ocho estados y de la capital Washington demandaron impedir la puesta en línea de los planos digitales para fabricar armas en dispositivos de impresión 3D.

Según informó la agencia AFP, varios gobiernos estatales y los partidarios de un mayor control de armas de fuego en Estados Unidos intentaron el martes bloquear la comercialización de planos digitales que permiten fabricar con toda discreción armas con impresoras 3D.

Luego de una larga batalla judicial a finales de junio, el gobierno federal autorizó al grupo Defense Distributed, poner en línea los planos digitales que permiten la fabricación casera de armas con una impresora 3D.

Estos objetos, que se hacen de plástico, funcionan como un arma muy real. Al no ser industrializados por un fabricante autorizado, no tienen número de serie, tampoco suenan al pasar por un detector de metales y potencialmente no se pueden rastrear.

“El momento de las armas descargables realmente comienza”, promete el sitio del grupo, fundado por Cody Wilson, un libertario de 30 años.

Una docena de fiscales de estados demócratas presentaron el lunes una demanda ante la justicia para que impida la publicación de esos manuales.

“Es una locura dar a los delincuentes las herramientas para imprimir en 3D armas que son imposibles de rastrear y que no se pueden detectar, con solo apretar un botón”, dijo la fiscal del estado de Nueva York, Barbara Underwood.

Estados Unidos, donde unas 30.000 personas mueren al año a causa de las armas de fuego, está profundamente dividido por la discusión sobre el control de armas personales, particularmente por numerosas matanzas masivas, muchas veces perpetradas con armas que fueron compradas de manera legal (AFP).