Estudiantes se oponen al aumento del costo del plato universitario

La suba que quiere implementar la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) al costo del plato universitario es rechazada por organizaciones estudiantiles que reclaman que sea cubierta por el propio producido de la Casa de Estudios, que sólo destina el 1,7 por ciento a Bienestar Estudiantil, informaron a AIM.

Foto: Uner noticias.

En la asamblea interfacultades que se realizó para analizar la situación del comedor universitario de la Uner en Paraná la Universidad se juntó con las organizaciones que integran las Comisiones de Comedor de cada facultad y presentó cuatro alternativas de aumento del plato (de 15 pesos llevarlo a 20, 30 o 45 pesos), contó a esta Agencia Aitor Vuoto, integrante de Indignadxs.  En ese sentido, explicó que desde la organización rechazan que el incremento sea trasladado a los estudiantes, ya que consideró que la suba debe ser cubierta “desde el Rectorado, es decir, de la plata del propio producido de los postgrados y convenios con corporaciones”.

En ese marco, el dirigente aseguró que “no son los estudiantes quienes tiene que pagar el ajuste en el que está sumida la Universidad (que no pone dinero para Bienestar Estudiantil o para subsidiar los platos del comedor) que aceptó el Presupuesto 2019 que se aprobó, en el que la Universidad sólo tendrá plata para pagar la luz hasta junio”.

Es que el derecho al acceso a la universidad se ve restringido por las condiciones materiales de existencia, juntamente el impacto de la inflación está obligando a muchos a desertar de las carreras, por lo que “no debe salir del bolsillo de los estudiantes esta nueva suba, porque todos los días tenemos que pagar los aumentos de la luz, alquiler y fotocopias con la ayuda de nuestros padres o trabajos precarios y becas irrisorias ante una inflación que se estima estará en un 47 por ciento cuando termine el año”.

Ante ese escenario, desde Indiugnadxs promueven que los estudiantes participen de las negociaciones de forma directa e impulsan asambleas en las casas de estudio de la Universidad para emprender un plan de lucha que obligue al Rectorado a hacerse cargo del aumento, indicó Vuoto.