Explican que el Situ no define la tarifa de colectivos

El concejal Juan Enrique Ríos (FpV), que integra el órgano de óontrol y monitoreo del Sistema Integral del Transporte Urbano de Paraná, reveló que la caída en el expendio de boletos de la tarifa plana “ronda el millón trescientos mil pasajeros menos, con relación al año pasado”. 

Ríos sostuvo que órgano de monitoreo de los colectivos “no define la tarifa del transporte público de pasajeros” en la ciudad de Paraná. En este sentido precisó que la misma “se establece a partir del análisis de costos, la situación social y económica, siendo una potestad que tiene el Departamento Ejecutivo Municipal para elevar lo que considera oportuno al Concejo Deliberante para que éste decida o, en su defecto, hacerlo por decreto, como ya lo ha hecho” el intendente Sergio Varisco, recordó.

El edil referenció que “de acuerdo a lo dispuesto por la ordenanza Nº 9.462, que estableció el Marco Regulatorio para la prestación de este servicio, el Órgano de Control y Monitoreo procedió en el día de ayer a analizar los estudios de costos presentados por los especialistas, decidiendo remitir los mismos a análisis del Departamento Ejecutivo”.

Reafirmó que será el presidente municipal “quien, en razón de la responsabilidad que le compete, el que fijará la tarifa y la elevará al Concejo Deliberante y/o, eventualmente, hará lo que ya hizo, aumentarla por decreto”.

Ampliando sus consideraciones en torno a este tema, el edil puntualizó que “nuestro especialista en costos determinó el valor de la tarifa plana entre 27 y 29 pesos, tomando como referencia los datos oficiales brindados por la empresa prestataria”, manifestando que los mismos “han sido cuestionados en sus diferentes categorías, por no coincidir el análisis de la concesionaria” del servicio “Buses Paraná”.

Aclaró que el valor del boleto mencionado, tendrá vigencia “en tanto y en cuanto la prestación del servicio de colectivos se cumplimente al ciento por ciento de los recorridos previstos, frecuencias y número de coches”.

Ríos remarcó que los usuarios “se han visto notoriamente perjudicados por la quita unilateral de unidades y recorridos”, preguntándose al respecto: “¿quién compensará esta situación para con el pasajero?”, añadiendo que “esto debe ser determinante a la hora de establecer el precio del boleto”.

“Otro elemento que nosotros aportamos ayer en la discusión del Órgano de Control y Monitoreo, es la situación socioeconómica que afecta fundamentalmente a los sectores asalariados”, indicó.

Un efecto de ello, puntualizó, “es que el uso del transporte público en colectivos en la ciudad de Paraná, decreció sensiblemente”, apuntando que “más de 140 mil trabajadores dejaron de emplear este servicio en comparación al primer semestre del año pasado, debiendo recurrir a otras vías de movilidad”.

Merma

También aludió “a la caída en la venta de boletos de la tarifa plana que -dijo- ronda el millón trescientos mil pasajeros menos, con relación al año pasado”.

Finalmente sostuvo que la situación expuesta “demuestra que hay una incapacidad de pago del paranaense para absorber los incrementos tarifarios del transporte urbano, cuestión -sentenció- que también deberá ser considerada, ya que esto exige un valor del pasaje razonable, justo y acorde a la capacidad de pago de nuestros vecinos”.