Frenan la construcción de edificios de más de 12 pisos en la Ciudad

La Legislatura porteña ratificó este jueves con 41 votos positivos y 15 negativos el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que emitió el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, mediante el cual buscará frenar la construcción de edificios de más de 12 pisos en la Ciudad, mientras se debate el nuevo Código Urbanístico.

Frenan la construcción de edificios de más de 12 pisos en la Ciudad

La medida cuenta con el despacho de la Comisión de Asuntos Constitucionales y un despacho en minoría de Unidad Ciudadana, que propone el rechazo de la norma. De esta manera, el DNU prevé que mientras se debate dicha normativa no se reciban nuevos permisos para eludir las nuevas normas que regirán para las construcciones en la ciudad.

De esta manera, de acuerdo al decreto “los trámites para solicitar permisos de obras nuevas o ampliación que se inicien a partir de la publicación de este texto y que soliciten edificios de perímetro libre y cuya altura supere la altura máxima permitida en el proyecto del Código Urbanístico, quedan suspendidos por un periodo de 180 días”.

Cabe señalar que de acuerdo con la iniciativa presentada por el Gobierno porteñoel nuevo Código Urbanístico permitirá diseñar una ciudad a escala humana, cuyo principal beneficiario será el vecino; además, conservará la identidad de los barrios y se impulsará el desarrollo de áreas relegadas. Cabe destacar que la necesidad de esta medida se fundamenta en que el Código vigente data de 1977, época en la cual se priorizó la creación de autopistas y se fomentaba la utilización del automóvil particular.

Uno de los principales cambios que propone la norma es establecer alturas máximas de construcción, para respetar la identidad de cada barrio. Esto dará mayor previsibilidad, y el vecino podrá conocer cuáles son las alturas permitidas para la construcción en su manzana. Es de esta manera habrá sólo 6 alturas máximas -a diferencia del Código actual que contempla 27-, siendo que el 70% de la Ciudad tendrá edificios de menos de cinco pisos y el máximo permitido serán 38 metros, es decir, 13 pisos.

Además, ordena la estética de las cuadras, para propiciar un espacio público más amigable. Por ejemplo, ya no se permitirán construcciones retiradas de la línea municipal, que generan distancia entre el peatón y las edificaciones.

Al respecto de la medida, el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y legislador de Vamos Juntos, Diego Marías, manifestó que “este DNU lo que hace es suspender por 180 días el otorgamiento de permisos de nuevas obras, lo que se relaciona directamente con el tratamiento del Código Urbanístico que está llevando a cabo esta Legislatura” y precisó que “quienes hasta ahora continúan trabajando en sus obras, seguirán haciéndolo con la normativa vigente hasta este momento”.

Por su parte, el socialista Roy Cortina indicó que “los DNU son herramientas muy excepcionales y como tales deben ser analizadas con una vara muy estricta, es por ello que las razones esgrimidas están relacionadas con el debate por el Código Urbanístico” y señaló que “para nosotros es indispensable que estemos discutiendo ese Código y que en su virtud se especule con las obras de grandes edificios para nuestra Ciudad, por lo que se entiende el objetivo de la medida”.

A su turno, el presidente del Bloque Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, se expresó en nombre de todo el interbloque al explicar que “aceptar un DNU de estas características es sentar un precedente peligroso, porque asumimos de forma implícita que el Código Urbanístico se va a aprobar en 180 días y tal y como está presentado”.

“Creo que nosotros como diputados tenemos el derecho y la obligación de tomarnos el tiempo que consideremos pertinente para poder debatir el nuevo Código”, precisó y manifestó que “este DNU da por sentadas muchas cosas con las que no estamos de acuerdo y por eso vamos a votar en contra”. Asimismo, advirtió que “resulta arbitrario este DNU y vulnera la división de poderes”.

Asimismo, el diputado del GEN Sergio Abrevaya indicó que “el desarrollo de la vivienda tuvo dos vertientes: la construcción especulativa y la ausencia del Estado” y remarcó que “la Ciudad no tiene la posibilidad de albergar a 6 millones de personas, no tiene los recursos ni los servicios necesarios para hacerlo”.

Finalmente, la presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano, Victoria Roldán Méndez, aseguró que “desde nuestro bloque creemos que es necesario y razonable tomar estas medidas extraordinarias mientras debatimos el nuevo Código Urbanistico, justamente, lo que no queremos que se vulnere ese debate” e insistió en que “el debate va a ser largo y arduo, pero no podemos poner por encima de los intereses de los vecinos algunos intereses particulares”.

“No queremos que se empiecen a construir nuevas torres en lugares donde el nuevo Código no las va a permitir, tenemos que poner primero los derechos de los vecinos”, añadió y sentenció “la izquierda pide espacios de debate, pero cuando tenemos reuniones de diputados no vienen, entonces los invito a que vengan a debatir en ese espacio”.