Hospital Posadas: Nuevo año, nuevos despidos

Desde el año pasado, el hospital Posadas viene sorteando una serie de obstáculos que ponen en jaque su funcionamiento en medio de una política de ajuste. Termino 2018 con más de 600 cesantías y comienza un nuevo periodo con al menos 30 despidos, según pudo saber AIM. El nosocomio es el más grande del país y el único que administra el gobierno nacional; sin embargo, el conflicto laboral parece no tener fin.

Hospital Posadas: Nuevo año, nuevos despidos

 Los trabajadores del hospital Nacional Posadas se enteraron de una nueva ola de despidos llevada adelante por la administración macrista. En su mayoría profesionales que venían trabajando bajo el régimen de monotributo. Al menos 30 despidos fueron confirmados esta semana y se trataría en su mayoría de profesionales que se desempeñaban en la atención a pacientes de distintos servicios especializados.

El conflicto laboral en el hospital Posadas, el más grande del país y el único que administra el gobierno nacional, parece no tener fin y según trascendidos continuarían las medidas por parte de la administración. Cabe recordar que la institución finalizó el año con una nueva ola de despidos, con más de 600 cesantías que se produjeron en los últimos meses, supo AIM.

Las presiones a los empleados del nosocomio no se limitan a los despidos, también existe una fuerte presión a través del cambio de turnos, ampliaciones de horarios nocturnos y sanciones salariales para aquellos que se nieguen a cumplir con la condiciones impuestas por la gestión de Cambiemos, en un escenario que además tiene a casi el 80 por ciento del plantel de trabajadores de forma precarizada, lo que facilita las cesantías.

En el mismo sentido, desde el sector de los empleados afirman que esta medida es consecuencia de la precarización laboral promovida por la dirección del hospital que decidió cubrir cargos de suma importancia con monotributistas y que en varios de los servicios afectados se podrían producir renuncias voluntarias como medida de protesta ya que los despidos también afectan a quienes quedan al frente de servicios diezmados.