Implementan un muestreo de un proyecto sanitario para combatir al Aedes aegypti

La Municipalidad en conjunto con Uner, Uader y el Ministerio de Salud de Entre Ríos continúan con la implementación por modelización computacional del plan de relevamiento del mosquito vector del Dengue, Zika y Chikungunya. El plan es financiado por el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología, quien realiza estimaciones de medidas socio sanitarias óptimas para la prevención. 

La Municipalidad de Paraná a través de la Dirección General de Programas Especiales Ambientales y otras áreas, comenzó a desarrollar la segunda etapa del proyecto de Desarrollo Tecnológico Municipal de prevención y control de Dengue, Zika y Chikungunya en la zona sur de la ciudad, financiado por el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología. Este trabajo es desarrollado de forma mancomunada con la Facultad de Bioingeniería de Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner); alumnos de la Tecnicatura de Higiene y Salud Animal de Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader); y el Ministerio de Salud de Entre Ríos.

Rodolfo Emery, titular de la Dirección General de Programas Especiales Ambientales

sostuvo que “es importante avanzar en estas cuestiones de investigación para profundizar los conocimientos y así poder implementar las medidas más factibles de prevención. Es interesante la participación de nuestra área porque intervenimos en el control de vectores para la prevención de enfermedades en la población”.

El plan de relevamiento de control de Aedes Aegypti y posibles metodologías a implementar para evitar su propagación se lleva a cabo en barrio Santa Lucía y zonas aledañas en el sur del ejido urbano paranaense. Silvina Saavedra, especialista en epidemiología y directora del proyecto local, destacó que “es una modelización computacional en la que uno incorpora información de terreno para poder estimar políticas socio sanitarias de prevención y control”.

“Actualmente se realiza el trabajo en terreno buscando criaderos de Aedes. Ya se hizo una primera parte en mayo del 2018, con condiciones climáticas muy distintas a las actuales. En aquel momento, encontramos muchos criaderos y los índices obtenidos indican que en la zona existe alto riesgo de transmisión de Dengue, es decir que, si una persona ingresaba con esta enfermedad, podría generarse un brote de transmisión autóctona como ocurrió este verano en Santa Fe”, precisó Saavedra.

“En esta etapa, suponemos que vamos a encontrar menos criaderos. Toda la información se recopila en un sistema, donde se cargan las variables y después se analizan para ver qué ocurriría si en determinada época ingresa una persona con Dengue y no nos dimos cuenta, hasta dónde puede llegar este brote epidémico y cuales serian los resultados si no hacemos los controles de criaderos o las medidas que implementemos para poder controlar este brote”, destacó.

En el muestreo aleatorio se evalúan 53 manzanas, dentro de un radio de 4.700 viviendas, de este sector de la ciudad. Otra etapa del proyecto implicará trabajar con personas voluntarias a las cuales se les hará una extracción de sangre para ver si en algún momento tuvieron Dengue.