Jubilados rompen el aislamiento y reconstruyen vínculos

El coro del Centro de Jubilados y Pensionados de ATE.

Durante todo el año el Centro de Jubilados y Pensionados de la Asociación de Trabajadores del Estado de Entre Ríos (ATE) realizó talleres para promover un envejecimiento activo. Además, se realizaron viajes y caminatas. Desde el diciembre el gremio puso en marcha una colonia de verano.

Para promover la consolidación de hábitos y vínculos saludables “desde el sindicato se realizan instancias esparcimiento durante todo el año”, dijo a esta Agencia la presidenta del Centro, Juana Ávalos, quien precisó que en 2018 participaron más de 100 afiliados de los talleres de cerámica, pilates, acuaerobics, folclore, tango, coro, bordado, ritmos, tejido, adornos navideños y ajedrez”.

En ese sentido, destacó “la decisión política del sindicato de impulsar estos espacios de encuentro ante el repliegue del Estado en un contexto de ajuste, ya que como los sueldos no alcanzan ATE coordina talleres que no tienen costo para los afiliados”.

Durante todo el año el Centro de Jubilados y Pensionados de la Asociación de Trabajadores del Estado de Entre Ríos (ATE) realizó talleres para promover un envejecimiento activo.

“A la lucha sindical por nuestros derechos le sumamos estos lugares de encuentro, donde los jubilados y pensionados rompen el sedentarismo y construyen vínculos que trascienden los talleres”, destacó la dirigente provincial, quien apuntó que en diciembre inició la colonia de vacaciones que se desarrolla en el club Belgrano, de 9 a 12.

 

Los ritmos y voces  para recuperar la expresión

Por su parte, la profesora de ritmos, Nora Faria, contó que el objetivo del taller “es inculcar al adulto mayor que se exprese libremente, porque al crecer nos vamos guardando en vez de exteriorizarnos, por lo que se recupera el contacto mutuo y la sexualidad”.

“Con las danzas se recupera la sonoridad y otros sentidos, donde se apuesta al contacto visual y corporal”, apuntó la profesora, quien destacó que la danza “es la expresión del alma, que permite trasmitir lo que se siente y eso es lo que se pretende recuperar, sobre todo, en el adulto mayor”.

Por su parte el profesor de coro, Jesús Galiussi, contó que el taller se inició hace tres años y desde entonces permiten hacer una inclusión social muy rica: “Esta instancia de enseñanza y aprendizaje da la posibilidad de compartir un montón de cuestiones que tienen que ver con las vivencias de los talleristas, quienes hacen es un aporte muy rico, y a eso se suma que hay gente que se incorpora que nunca cantó y, por primera vez, participa a los 70 años, lo que es muy emocionante”.

Además, la idea es que el taller de canto coral colectivo “sea un lugar donde los jubilados y pensionados puedan tener un acercamiento a lo que significa el canto en grupo”.

En ese marco, recordó que “en un comienzo se inició con canciones muy sencillas a una sola voz (unísono) y a medida que la gente fue conociendo el instrumento, afinar y la técnica vocal  se avanzó y se llegó a hacer canciones a tres voces (de acuerdo a su registro de altura), lo que  es un logro muy importante el que se pudo alcanzar con este grupo”.