La Asamblea Vecinalista propone una ley para un sistema mixto del transporte urbano

A la espera de ser convocados en la Legislatura provincial, la Asamblea Ciudadana Vecinalista de Paraná avanza en las reuniones para dar forma a una iniciativa para gestionar el sistema de colectivos. Apuntan a que se genere un marco regulatorio para el área metropolitana –no sólo de la capital provincial–, con control de los usuarios y que la administración tenga un 51 por ciento de participación estatal, contó a AIM Julio Soñez, integrante de la organización vecinal.

En un escenario signado por la crisis, que pone en jaque a la prestación de servicio de ómnibus, la Asamblea Ciudadana Vecinalista de Paraná continúa con la ronda de reuniones en que se debate el proyecto de ley para el transporte público de pasajeros. El primer boceto se presentó a fines de 2018, muchos antes que se cortara el pago de sueldos a los choferes y que desencadenó en la seguidilla de paros que han tenido a maltraer a los vecinos el mes pasado y nuevamente a partir de hoy. “El tema es estar bien fino para cuando se dé la reunión pautada con los presidentes de los bloques de la legislatura provincial, la Dirección de Transporte de la provincia y los intendentes del área metropolitana. Esto ya fue pactado”, contó Soñez a esta Agencia.

En cuanto a los puntos centrales del borrador, el integrante de la Asamblea comentó que muchos legisladores ya han tenido la oportunidad de leerlo y le han adelantado el visto bueno, y que “se lo ve viable”, tanto en lo político como en lo económico.

Detalles

En cuanto a los principales puntos proyecto, Sonez, indicó que se propone que sea un sistema metropolitano. “Esta cuestión es muy importante para no tener problemas jurisdiccionales. Toda el área de Paraná, Gran Paraná, San Benito, Oro Verde, Colonia Avellaneda e incluso Sauce Montrull son municipios independientes, pero el caudal de gente fluye dentro del área metropolitana. Por eso es importante que tengamos unificado un sistema para toda la zona, para no tener problemas entre distintos municipios con una misma empresa”.

El otro aspecto central de la propuesta de los vecinalistas es que la administración de la prestación esté a cargo de una sociedad anónima con participación estatal mayoritaria. “El Estado con esto tendría el 51 por ciento de las acciones. Esto garantiza que no quede librada a las acciones de las empresas y el mercado como está pasando. Entonces con la participación mayoritaria del Estado, el control es mucho más eficaz. Esto puede no resultar, pero hay una participación fundamental en cuanto al manejo del sistema”, argumentó Soñez.

Y un tercer eje que han puesto de relevancia los vecinos es el órgano de control. “Quedó evidenciado en este sistema que cuando la ciudadanía quedó excluida de todo, cuando se cambiaron los recorridos, las paradas, las frecuencias y el sentido de las calles que cambiaron, fue perjudicial para la ciudadanía. El órgano de control entonces en el proyecto está constituido de forma democrática y participativa, sin que se vulnere las facultades de los técnicos y la decisión política. Todo lo contrario, se incorporan los profesionales y también los representantes de las vecinales”, sostuvo el vecinalista.

Foto: Charo Rodríguez