La lechería entrerriana, en un difícil momento pero con buenas expectativas

El vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (Apymel) e integrante de la Unión Industrial de Entre Ríos (Uier), Eduardo Tonutti, expuso, en diálogo con AIM, los principales problemas que atraviesa el sector. Sin embargo, se mostró con expectativas positivas respecto de que “se recobre la rentabilidad, se tenga un buen nivel de exportación y, por ende, el mercado interno tenga una recomposición de sus precios”.

—¿Cuáles son los problemas principales que afronta el sector de la lechería, desde el punto de vista industrial?

—El problema que tenemos es que, con la devaluación, los insumos están en dólares, pero nuestros precios, en el marcado interno, están en pesos. Y si bien están subiendo, no lo hacen en la misma proporción respecto de la devaluación. Esto también ha ocasionado un problema en la cadena de pagos, ya que hay un corrimiento de los plazos y un incremento en la cartera de cheques de vuelta. El mercado, al ponerse recesivo, produce algunos inconvenientes tanto por el plazo como por la incobrabilidad.

—Las expectativas están puestas en la exportación.

—También estamos pensando en la exportación, que en realidad es una buena noticia. Se plantea un dólar alto para poder exportar. Pero si se colocan retenciones, disminuyen los reintegros y se pierde la posibilidad de obtener rentabilidad. Si bien se suma la importancia de poder cobrar en dólares y hacerse con el efectivo rápidamente, por otro lado el precio no es lo suficientemente rentable para el que sector se fortalezca.

—Haciendo un balance de alrededor de 50 establecimientos que hay en la provincia, ¿cómo ven ustedes los márgenes de rentabilidad del sector?

—En realidad no creo que, en este momento, el sector los tenga. Tanto la producción como la industria están trabajando están trabajando con poca rentabilidad y, en algunos casos con quebrantos. Hay que ver el grado de endeudamiento que se tenga en cada caso. La falta de financiamiento hace que la situación se complique. Pero si, al mismo tiempo, hay un endeudamiento alto, ese costo financiero va a complicar aún más la situación.

—¿Qué recorte debe hacer una empresa en un contexto financiero como el que se está viviendo actualmente?

—En una situación así, fundamentalmente, se paraliza todo tipo de inversión y se hacen solamente reparaciones de urgencia. También se realizan controles de precios sobre todos los insumos y sobre el sector servicios y de transporte. Se pone bajo la lupa todos los puntos en los que se puede mejorar para poder sobrevivir.

Expectativas positivas

A pesar de la situación, que se ve complicada por la suba de costos y los precios que se manejan en el mercado interno, Tonutti aclaró que las expectativas para el sector son positivas: “Si miramos el año 2019, vamos a terminarlo con un mayor volumen de producción. Asimismo, con un dólar alto, va a poder exportarse. En la Argentina hay un 80 por ciento de la producción que va al sector interno y un 20 a la exportación. Si el nivel de exportación es mayor, va a traer aparejada la búsqueda de un precio de equilibrio para el sector. Si todo este defasaje actual está provocado por la devaluación, las cosas requieren un tiempo para que se produzca un reacomodamiento.