La “nueva” meta fiscal implica mayor decrecimiento

La inflación de 2,1 por ciento para mayo, mes en el que se concentró la mayor parte de la corrida cambiaria, achicó el margen de error que le queda al Gobierno para dominar la inflación bajo los nuevos estándares con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero para eso primero es necesario transitar junio, donde se espera que impacten los efectos de primera línea de la devaluación, y los aumentos restantes en materia de transporte en lo que queda del año, informó AIM.

Es que, con la nueva meta inflacionaria, con la que se procura llegar a junio de 2019 con una inflación entre el 20 y 21 por ciento, “es necesario empezar un proceso inmediato de decrecimiento”, como se expresó Federico Sturzenegger durante el anuncio del acuerdo técnico con el FMI para un crédito “stand by”.

Con los datos de mayo, el incremento de precios acumula un salto de 11,9 por ciento. Eso ya es cerca de la mitad de la nueva meta no oficial de inflación para 2018 de 27 por ciento para diciembre, de acuerdo a la carta de intención comunicada al Fondo.

La medición del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), está notablemente por debajo de lo que esperaban la mayoría de las consultoras, que era más cerca del 2,5 por ciento. El menor nivel de actividad durante el mes actuó como un desacelerador de la transferencia a precios, pero el potencial de aumento se sostiene.

El primer impacto de lo que se viene para junio se puede vislumbrar en los números de inflación en precios mayoristas, también publicados hoy. En mayo ese índice (Sipm) reflejó un salto mensual de 7,5 por ciento, planteando un escenario interesante para junio, sobre todo cuando los principales aumentos del mes se concentraron en los productos importados. Estos aumentaron un 15,3 por ciento respecto de abril.

Infobae. https://www.infobae.com/economia/2018/06/14/el-21-de-inflacion-para-mayo-complica-la-nueva-meta-de-inflacion/