La picó una oruga y la internaron

Una joven fue picada por una “oruga taturana” en la vereda de su casa, ubicada en la localidad de Los Charrúas, en el departamento Concordia, y debió ser internada de urgencia por la reacción alérgica que le ocasionó el insecto.

Su madre relató que “el sábado cerca de las 20 mi hija andaba descalza, ya que hacía calor y estábamos descansando. Al pisar afuera en la vereda sintió que algo picó su pie. El dolor e irritación fue inmediato y cada vez más intenso. En menos de 10 minutos ya tenía una lista colorada que subía por su tobillo”.

Rápidamente sus familiares salieron a ver qué había ocurrido y se encontraron con la oruga debajo de una alfombra.

“En cuestión de minutos a mi hija le empezó a picar la garganta, le faltaba el aire y estaba mareada. Sabíamos que todo insecto de color brillante podía ser venenoso, por lo que la trasladamos al sanatorio de urgencia. Allí le aplicaron corticoides”, relató.

Oruga taturana
Al tomar contacto con la piel puede provocar edemas y hemorragias en distintas partes del cuerpo, además de un intenso dolor y alteraciones en la coagulación sanguínea.

Si bien la presencia de la taturana (Lonomia obliqua) estaba circunscripto al Norte de Misiones y a la zona limítrofe con Brasil, la oruga amplió su territorio y con ello se incrementa la posibilidad de accidentes. Según se pudo saber, hay de distintos colores.

Este gusano inocula un potente veneno y provoca hemorragias si no se aplica con rapidez un antídoto que solo se elabora en Brasil.

En 2015, en la provincia de Misiones se registró un caso mortal. Un niño que jugaba al fútbol, fue a buscar la pelota a un monte, y rozó al animal sin querer. El contacto le produjo hemorragias y falleció tres días después.

Sobre los síntomas, el médico Roberto Stetson aseguró que en aquel momento que “al producirse el contacto con la oruga puede haber dolor, y otros pacientes aseguraron no haber sentido nada, pero después comienza un malestar semejante al que produce una comida que les cayó mal, y dolor en la parte de atrás de la cabeza. A las 8 horas aparecen moretones, y a las 76 los cuadros hemorrágicos, que si no son tratados a tiempo en el 34% de los casos son mortales”.