Las cenizas del volcán Peteroa no afectarán a poblaciones cercanas del sur de Mendoza

La actividad del volcán Peteroa, que el viernes registró una fuerte emisión de gases y cenizas a baja altura, “no afecta a las zonas pobladas y no se debe tomar ningún tipo de recaudo”, reveló el diario Clarín. Así lo informaron desde Defensa Civil de la provincia de Mendoza, donde se ubica el complejo volcánico que desde hace aproximadamente un año y medio se encuentra en “alerta amarilla”.

La novedad se produjo porque se trató de una erupción más fuerte de lo habitual. En este sentido, un informe del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) indica que podrían ocurrir nuevos episodios con mayor descarga de energía.

Según explicó el gobierno mendocino, se trató de “un movimiento sísmico de largo período, lo que ocasionó una explosión denominada tipo tremor, en el complejo volcánico de El Planchón-Peteroa, a la altura del departamento de Malargüe”.

“Defensa Civil quiere llevar tranquilidad a la población, ya que la humareda no afecta a las zona pobladas y no se debe tomar ningún tipo de recaudo”, agrega el comunicado. De todas maneras, se aconsejó a la población “no acercarse a la zona”.

Daniel Rodríguez, jefe Defensa Civil de Malargüe, pidió “llevar tranquilidad” a la población de ese departamento del sur mendocino y alrededores. En declaraciones a medios locales, agregó que “no hay signos de cenizas ni partículas que puedan presentar peligro para la población. Es muy difícil que esta erupción llegue a nuestra ciudad”.

La emisión de gases y cenizas comenzó este viernes a las 9.57, alcanzando una altura de 800 metros, consideraba baja por los especialistas. “El fuerte viento que hay en la zona hizo que todas esas cenizas se desparramaran en el valle en la cual se encuentra”, explicó Rodríguez.

Este complejo volcánico está ubicado en el límite internacional argentino-chileno, más específicamente en la Región del Maule, a 90 kilómetros de la ciudad de Malargüe y a 30 kilómetros del complejo Las Leñas. “Hubo una serie de movimientos sísmicos invisibles para cualquier ser humano en la zona y esa es la novedad”, dijo el funcionario.

Por precaución, la Gendarmería Nacional desplazó una patrulla ubicada en la zona, donde hay “visibilidad cero” por las cenizas. “A los efectos de velar por la seguridad de los efectivos del Grupo ‘El Azufre’, asentado en la zona, se ordenó el inmediato repliegue de personal y medios hasta el asiento de la Patrulla Fija en la localidad de Las Loicas, distante a 102 kilómetros de Malargüe, donde permanecerán a la espera de la evolución de la actividad del volcán”, indicaron desde la fuerza de seguridad.

Fuente: Clarín desde Noticias Ambientales.-