Los gitanos en Europa

Hitler aplicó su “solución final”, inspirada por  Heinrich Himmler,  a unos 400.000 gitanos, junto con judíos,  prisioneros de guerra, homosexuales, rusos, polacos, checos,  serbios, muchos católicos y protestantes que no se plegaron, testigos de Jehová y otros grupos menores como   enfermos mentales y disminuidos psíquicos y físicos.

Foto ilustrativa.

Un jerarca nazi, Walter Buch, escribió en 1938: “Sería un error creer que los judíos pertenecen a la raza humana, son la “antiraza”. En cambio los “Zigeuner” no fueron considerados “antirraza”  sino “raza inferior”, por tener “capacidades muy reducidas pero muy maleables y peligrosas”. Es propio de la debilidad inconfesada acorazarse hasta caer bajo el peso de la armadura por ver peligros en todas partes.

Sin embargo, antes de los nazis, el rey de España Fernando VI tuvo actitudes que recuerdan a go bernantes europeos modernos, incluidos socialistas,  pero en medio del absolutismo y no en una república democrática. En 1749 tuvo lugar la “Gran Redada” de gitanos en que en una noche, la del 30 de Julio, fueron detenidos unos 14.000  gitanos  que permanecerían en prisión durante años, en realidad hasta que el nuevo rey Carlos III anuló la decisión de su antecesor.

Los nazis condenaban al los gitanos a   trabajos forzados en el campo III C, el “campo gitano”. Muchos fueron liquidados cuando llegaban . Explotados como mano de obra esclava, trabajaban en fábricas de ladrillos, aserraderos, o cavando zanjas de riego. Terminaban por morir  vencidos por el hambre y el agotamiento. Vivían en tiendas de campaña o a cielo abierto, hacinados, hambrientos y descalzos, bajo el sol, la lluvia o la nieve. Sus custodios eran nazis croatas  denominados ustachis, particularmente crueles. A la   caída de la noche, sacaban a algunos del campo para matarlos.

Algunos prisioneros no gitanos intentaron esconder a los gitanos de los ustachis. Entre ellos había un violinista llamado Jovanovic. Pero el comandante del campo lo descubrió y lo mató. El botiquín del campo no atendía a gitanos. El capellán de los ustachis, al que llamaban “padre Satán” ordenó que todos los gitanos enfermos fueran ejecutados. Algunos de ellos llegados a Jasenovac eran músicos. Los ustachis crearon varios grupos de orquestillas gitanas. En junio de 1.942 a los músicos gitanos y otros prisioneros europeos, generalmente húngaros se les obligó a tocar en concierto. Apenas terminaron  fueron fusilados todos.

Las condiciones de vida del campo III C eran tan terribles que se debían recoger cada mañana casi cuarenta cuerpos de prisioneros muertos por el frío.

El comandante del campo, Luburic, conservaba en frascos con alcohol los ojos de los ejecutados. Al final de la guerra fue ahorcado por las fuerzas del mariscal Tito.

En Jasenovac no había cámaras de gas. Los gitanos eran arrojados al río Sava por millares, con hormigón sujeto a sus cinturas. Las muchachas eran violadas en grupo, cientos cada vez.

Con mucho trabajo, en condiciones trágicas se tomaron archivos clandestinos de los hechos de estos campos. Los archivos que no fueron destruidos por los propios nazis en la huída final, fueron destruidos con autorización del general Charlos De Gaulle.

Es notable cómo una doctrina moderna  ampliamente aceptada como verdad cientifica, el darwinismo, fue el fundamento teórico de estas conductas sádicas. Científicos como Binding y Hoche, antes de la segunda guerra, justificaron en él, en nombre de la “supervivencia de los más aptos” la  la destrucción de ‘ vidas sin valor’ , de ‘ existencias superfluas’ , de ‘ espíritus muertos’ , de ‘ envoltorios humanos vacíos’ . Llamaron a estas ideas “eugenismo”. Explicaban porqué era preciso  eliminar a personas incapaces de desarrollar un trabajo pero que consumían los recursos de la nación.