Los nazis, ¿eran de derecha o izquierda?

La polémica que parece absurda sobre si los nazis era de derecha o de izquierda se ha abierto en el Brasil en la peculiar condición preelectoral que vive el país.

Una sola palabra sintetiza la lección de historia que un grupo de brasileños intentó dar a los propios alemanes en Internet: Fremdschämen (vergüenza ajena en alemán germano). Lo que iba a ser un vídeo sobre cómo se enseña la historia del nazismo, publicado en Facebook por la embajada de Alemania en Brasilia y por el consulado general del país centroeuropeo en Recife, se ha convertido en un auténtico campo de guerra en las redes sociales a menos de tres semanas de la primera vuelta de las elecciones en Brasil -por mucho la mayor potencia de América Latina-. El ultraderechista Jair Bolsonaro lidera los sondeos, aunque también cuenta con las mayores tasas de rechazo.

De un lado, los brasileños que no creen en el Holocausto y que aseguran que el nazismo era una ideología de izquierdas, refutaban la historia divulgada por el Gobierno alemán. Del otro, un buen número de conciudadanos avergonzados pedían perdón por los comentarios exaltados. Y, en el medio, la embajada alemana tratando de apaciguar los ánimos y corregir a los necios: “El Holocausto es un acontecimiento histórico, con pruebas y testigos que se pueden encontrar en muchos sitios de Europa”, publicó en respuesta a un internauta que afirmó que el “holofraude [sic] tiene los días contados”.

En el vídeo institucional, las autoridades alemanas explican que, a los niños, desde muy temprano, se les enseña a confrontar los horrores del Holocausto como parte de un intento de conocer y preservar la historia para no repetirla. Y deja claro que el nazismo es una ideología de extrema derecha. “Debemos oponernos a los extremistas de derechas, no debemos ignorarlos, hemos de mostrar nuestra cara ante los neonazis y antisemitas”, afirma el ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Mass, en la grabación. Negar el Holocausto, exhibir símbolos nazis y hacer el saludo de Heil Hitler son delitos tipificados en el código penal alemán.

Muchos internautas rebatieron al ministro: “¿Extremistas de derechas? ¿Acaso el partido de Hitler no se llamaba Partido de los Obreros Socialistas? ¿Dónde está la extrema derecha?”, preguntó un internauta, en referencia con el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, que permaneció activo en el país entre 1920 y 1945. El partido de Hitler mezclaba una cultura paramilitar racista, populista, antisemita y antimarxista.

Hubo quien trató de explicar dónde estaba el error de la embajada: “No es solo por el nombre del partido. Es una concentración de poder en el Estado. La izquierda cree en el poder centralizado en el gobierno para la construcción de una sociedad mejor. La derecha cree en la descentralización de ese poder, por eso le otorga un poder mayor al individuo y no al colectivo (…)”. Es decir: como Hitler centralizaba el poder, no podría ser derechas, según ese internauta.

Mientras, otros trataban de ver el lado positivo de la iniciativa y etiquetaban a sus amigos para intentar demostrar que el nazismo es de derechas “(…) si el Consulado alemán explicando que el nazismo es de extrema derecha no te convence, no sé qué más podría hacerlo”, escribió otro internauta. Otros incluso llegaron a amenazar a la embajada: “Habéis perdido una grandísima oportunidad de quedaros callados. Pero no os preocupéis. Voy a compartir esta publicación en Alemania. ¡Vamos a ver qué dicen!”.

La idea de la legación alemana era hablar sobre cómo se enseña la historia en Alemania. “Justo la semana que pensamos en hacer ese vídeo se produjeron las manifestaciones en Chemnitz, y varios periódicos brasileños se hicieron eco de ello”, apuntó una portavoz de la embajada. Las protestas de los militantes de extrema derecha empezaron a finales de agosto como reacción a la muerte de un ciudadano presuntamente acuchillado por dos inmigrantes, y derivaron en fuertes choques violentos. “Nos pareció que resultaría interesante unir esos dos asuntos para mostrar esa discusión en Alemania”. Pero la reacción de los internautas sorprendió: “No nos imaginábamos que repercutiría de esa forma”. El vídeo supera con creces las 600.000 reproducciones en la página de la embajada.

“Se trata de un asunto importante en muchos países actualmente”, dice la portavoz de la legación diplomática en Brasil sobre la temática planteada en el vídeo. “Pero las reacciones de aquí se deben a la situación política de Brasil”. Brasil lleva más de cinco años instalado en un clima crispación y de extrema polarización política. Grupos vinculados al pensamiento de derechas se unieron en torno al impeachment a la expresidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, en septiembre de 2016. Y los grupos de izquierdas acusaban a sus adversarios de perpetrar un golpe. En este escenario, la defensa falaz del nazismo como supuesto movimiento de izquierdas se volvió una moneda de cambio común entre los militantes de la derecha en redes sociales.

“Quién protesta contra los nazis no es de izquierda, pero normal”; “derechos humanos en vez de humanos de derecha” y “nosotros somos todos humanos”, en los carteles en protesta en Chemnitz, en la Alemania, el día 3 de septiembre.

Fuente: diario El País.