Los trabajadores de la tierra apuestan por la agroecología

La Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) es un gremio que nuclea a pequeños productores de distintos puntos del país. Federico di Pasquale y Delicia Zenteno, integrantes de la regional Santa Fe, hablaron con AIM sobre los talleres agroecológicos que realizan en las diferentes bases de la provincia. También denunciaron el abandono estatal hacia un sector que lucha por la tierra que trabaja.

El domingo 20 de mayo se realizó en Ángel Gallardo, provincia de Santa Fe, un taller de agroecología impulsada por la UTT. Allí se difundieron conocimientos sobre las quintas agroecológicas, las cuales “tienen el objetivo de descartar el uso de sustancias químicas para potenciar el cultivo”, en tanto elementos que “perjudican tanto a las personas como a la tierra”, según explicó Zenteno. Por eso, estos espacios sirven para enseñar al productor “los beneficios económicos y sanitarios de implementar preparados agroecológicos”.

Este taller forma parte de una serie de jornadas que se brindan en conjunto con profesionales del Consultorio Técnico Popular (Cotepo, organismo creado por la UTT), compuesto por campesinos e ingenieros agrónomos, en su mayoría de La Plata, que impulsan una forma de cultivo sustentable. En tal sentido, Zenteno contó que “es importante que estos conocimientos se expandan por todo el país”.

La lucha por la tierra

Federico di Pasquale habló sobre la situación del campesinado nucleado en la UTT. En primer lugar, recordó que “el gremio representa a pequeños productores, en su mayoría bolivianos o descendientes de esta comunidad”. A estas personas, contó, “les cuadra la forma de organización propuesta, donde cada familiar anota al menos un titular que participa de las asambleas locales, las cuales a su vez designan representantes o delegados regionales y nacionales”.

“Cada regional piensa cómo generar recursos, observando las problemáticas particulres para establecer una forma de organización acorde. En Santa Fe, la regional está transitando su tercer año y pelea por tener un lugar comercial. También necesita mejorar la producción a largo plazo”, agregó.

No obstante, hay un eje de UTT común a todo el país: la lucha por la tierra. “Más del 70 por ciento de las familias no son dueñas de las hectáreas que trabajan, quedando a merced de los contratos inhumanos propuestos por los propietarios. Por lo general, estos alquilan a destajo y, cuando desean lotear o vender, echan a las familias campesinas, quienes de pequeñas productoras se convierten en vecinas de las villas”, detalló di Pasquale.

Finalmente, contó la situación de crisis que atraviesan en la actualidad: “Se perdió toda la producción, a causa de las grandes sequías seguidas de intensas lluvias. Se busca entonces negociar subsidios ante diferentes organismo provinciales. Además, concertamos una reunión con el Ministerio de la Producción. Pero el problema es que solo ofrecen créditos a largo plazo, que no sirven.”

Actualmente la regional Santa Fe de la UTT cuenta con 70 familias, entre Monte Vera, Campo Crespo, Chaquito, Angel Gallardo, Paraje “La Costa” y Recreo Sur.