Los trabajadores se unen para enfrentar el ajuste y demuestran su fuerza en la calle

Los trabajadores se unen para enfrentar el ajuste y demuestran su fuerza en la calle.

Sindicatos, organizaciones sociales y partidos políticos convergieron hoy en una masiva marcha al corazón del buró entrerriano. La jornada fue contra el ajuste que llevan adelante los gobiernos nacional y provincial, registró AIM.

En Entre Ríos se sintió el paro de este viernes. En las universidades, las aulas están vacías desde ayer. En organismos públicos, centros de salud, hospitales  y entes descentralizados, la atención se resintió. En las escuelas públicas el magisterio alzó las banderas y salió a enseñar en la calle.

Es que ayer el claustro docente de las universidades públicas inició un paro de 48 horas –en el marco del plan de lucha que llevan adelante por recomposición salarial y en repudio al brutal recorte a las Casas de Estudio que proyectó la Gestión de Mauricio Macri. En el plano local, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Entre Ríos realizó un paro activo, para exigir salarios dignos, mejores condiciones laborales, repudiar las reformas previsional y laboral y los despidos. También, se plegaron a la jornada los maestros y profesores  de las escuelas públicas nucleados en la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), quienes desoyeron el mandato de la justicia, que intentó desmovilizar al sector en el marco de una improvisada conciliación obligatoria en la que el Gobierno intenta cerrar un acuerdo a la baja.

Todos coincidieron en el reclamo: frenar el brutal ajuste que descargan los gobiernos nacional (de Mauricio Macri) y provincial (de Gustavo Bordet) y evitar el vaciamiento del Estado, que tiende a la mercantilización de servicios y la consecuente pérdida de derechos.

En ese escenario, marcharon -con banderas, bombos, pancartas y paso firme- los trabajadores. Un sentimiento ambivalente se percibió en el aire húmedo de la ciudad: la alegría de la unidad en la resistencia y la tristeza de no llegar a fin de mes y ver desmantelar el Estado por Gobiernos que avanzan en la destrucción de la salud, la previsión social, la educación y la investigación pública y liberan el control sobre los privados.

La convocatoria la realizó la autodefinida Multisectorial –integrada por el Sindicato de Trabajadores Docentes Universitarios (Sitradu), ATE, Agmer Paraná, la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma, organizaciones sociales y partidos políticos de izquierdas–, un espacio que apuesta a consolidar una alianza estratégica en la clase trabajadora para enfrentar el ajuste.

En la explanada del histórico edificio se leyó el documento acordado, por el que se rechazó el paquete de reformas anti obreras y anti populares: “Reclamamos que se derogue inmediatamente de la reforma previsional, que se finalice el llamado Pacto Fiscal y no se avance en la Reforma Laboral”.

Además, demandaron “paritarias sin techo y sin injerencia del Estado a favor de los patrones; se insistió con el pase a planta y estabilidad inmediata para todos los trabajadores precarizados; se pidió un salario Mínimo Vital y Móvil acorde a la canasta familiar; y el 82 por ciento móvil para las jubilaciones y pensiones”.

Asimismo, se proclamaron en la defensa de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la provincia y del derecho a la huelga, la deliberación colectiva y la protesta.

En el documento, se repudió el tarifazo y se exigió la estatización de las privatizadas con control de usuarios y trabajadores.

También, se dijo no a la contra reforma educativa: “Abajo el Plan Maestro. No al recorte de 3 mil millones en la Universidad. No al cierre de cursos y carreras. Por inmediata y efectiva implementación de la Educación Sexual Integral. No al cierre de profesorados y repudio el proyecto de Unicaba”.