Megaciudades y la superpoblación mundial

Ni Nueva York ni Tokio ni Ciudad de México. En 2100, el ranking de las ciudades más pobladas del mundo podría estar encabezado por Lagos (Nigeria), Kinshasa (República Democrática del Congo) y Dar es-Salam (Tanzania). África se convertiría en el nuevo rey de las megaciudades -aquellas que tienen más de 10 millones de habitantes-, seguida por la India y el sudeste asiático. Más rezagada quedaría China.

Megaciudades y la superpoblación mundial

Las proyecciones parten de un estudio del Instituto de Tecnología de Ontario, que predice distintos escenarios demográficos. No es novedad que el centro de gravedad del mundo urbano se mueva hacia los países en vías de desarrollo. Ya lo advirtió la ONU en su informe de mayo pasado. Según el organismo, se espera que para 2030, seis de cada diez personas en el mundo vivan en áreas urbanas (hoy, la mitad de la población lo hace) y el 90 por ciento de este crecimiento estará concentrado en África y Asia.

El gran desafío es cómo convertir estas nuevas megaurbes -que tendrán una cantidad exorbitante de habitantes- en lugares inclusivos, seguros y con una infraestructura urbana suficiente. Hay dos escenarios posibles, dijo Daniel Hoornweg, uno de los autores del estudio y prestigioso urbanista. “Las ciudades en África, que crecerían a finales de este siglo, podrían impulsar la economía local y luego la economía global, con nuevas formas de generación de riqueza (idealmente con un mínimo de energía y basura, o todos estaremos en problemas). O podrían aumentar su población sin que su economía creciera a la par, y aquí tendríamos fricciones políticas y desafíos globales. Por ejemplo, refugiados ambientales”, explicó el experto.

Son muchas las ciudades africanas que enfrentan los problemas que conlleva la urbanización no planificada, pero Lagos es quizás el ejemplo perfecto de este fenómeno. En 1960, la entonces capital de Nigeria era una ciudad costera de estilo occidental con 180.000 habitantes y aldeas semirrurales que la rodeaban. Pero luego de que millones de nigerianos de todo el país se instalaran allí para buscar trabajo, Lagos pasó a tener unos 20 millones de habitantes. Las calles se transformaron en laberintos colapsados de autos y mototaxis, los cortes energéticos se volvieron habituales y el 60 por ciento de los habitantes de la ciudad viven en villas miseria.

Lagos es en la actualidad la décima ciudad más poblada del mundo, pero según los autores de la investigación, si la natalidad continuara a este ritmo y la migración del campo a la ciudad siguiera, en 2100 podría ser (en la estimación más extrema del informe) la ciudad más poblada con 88,3 millones de habitantes. La población mundial, estimada actualmente en unos 7550 millones de personas, aumentará en aproximadamente 1000 millones para 2030, y será de unos 11.200 millones en 2100, según las últimas proyecciones de la ONU.

Precariedad

Probablemente todo ese crecimiento se produciría bajo una precaria economía. Un problema compartido por las ciudades de la India y del sudeste asiático. Para Jacqueline Klopp, investigadora del Centro para Desarrollo Urbano Sustentable (Earth Institute), de la Universidad de Columbia, estas megaciudades de países subdesarrollados “son productivas a su manera, pero tienden a enfrentar una situación en la que las necesidades humanas superan ampliamente los servicios y las infraestructuras críticas”.

El estudio del Instituto de Tecnología de Ontario advierte también sobre el desafío de la infraestructura. “Administrar una ciudad de más de 50 millones de habitantes es una tarea desalentadora, especialmente porque muchas de estas ciudades carecen de servicios. La infraestructura urbana, como el subte de Londres y las calles de Roma, pueden tardar décadas en desarrollarse”.

En Manila, la capital de Filipinas y una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, Naciones Unidas documentó problemas de infraestructura relacionados con la gestión de las cloacas y la basura, que muchas veces se apila en las calles.

Otro desafío producto de la urbanización descontrolada son las catástrofes relacionadas con los efectos del cambio climático y las cuestiones de contaminación y salud.

La ONU alerta que en Bombay -la segunda ciudad más poblada de la India, con 20,1 millones de habitantes- las casillas de las zonas marginales se hacinan una tras otra y las calles, estrechas, se inundan en época de monzones. El agua de lluvia termina por estancarse y la consecuencia principal es un aumento de los episodios de enfermedades diarreicas.

Otro de los desafíos de las megaciudades es la seguridad, apuntó Antônio Sampaio, investigador para el área de Conflicto, Seguridad y Desarrollo del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (Iiss, por sus siglas en inglés). “Debido a que el crecimiento no fue bien planificado o administrado en varias megaciudades -como San Pablo, Río de Janeiro o Ciudad de México-, hay extensas periferias empobrecidas sin presencia de instituciones ni servicios estatales, lo cual eleva el riesgo de presencia criminal y violencia”, dijo. “Si el ritmo actual de urbanización continuara, es probable que muchas megaciudades anexen diferentes municipios, con el desafío adicional de coordinar e implementar políticas públicas coherentes en diferentes jurisdicciones”, agregó.

En un artículo que escribió para el Iiss, Sampaio ilustra el creciente nexo entre los grupos armados y la expansión urbana con el caso de Nairobi, la capital de Kenia. En 2013, el grupo terrorista somalí Al-Shabaab realizó un audaz ataque contra el shopping Westgate de la ciudad, en el que 67 personas murieron. Los barrios marginales, que representan más de la mitad de la población de Nairobi, han visto cómo sus jóvenes marginados fueron atraídos por el grupo extremista debido a una combinación de pobreza, brutalidad policial y radicalización islamista.

Que las ciudades se conviertan en lugares seguros, inclusivos y en motores del crecimiento económico y el desarrollo social depende de las respuestas de los gobiernos.

Para Klopp, el futuro no luce muy prometedor. “A menos que seamos muy creativos políticamente y encontremos formas de mejorar las instituciones para que distribuyan mejor los recursos y servicios, construyamos la infraestructura necesaria y abordemos problemas ambientales como la contaminación del aire y el cambio climático, es probable que veamos más sufrimiento humano a medida que estas ciudades crezcan”, sostuvo la experta.

Las megalópolis que encabezarán el ranking fin del siglo

Tres ciudades africanas se convertirían en las más pobladas del mundo, con una cantidad de habitantes que desafía la planificación urbana de los gobiernos:

Lagos, Nigeria

Población en 2017: 20 millones

Población proyectada en 2100: 88,3 millones

Es la mayor aglomeración urbana del África subsahariana; cada día su población aumenta (en promedio llegan 3000 personas desde el campo). Al ser una urbe costera, enfrenta un dilema: defenderse de las amenazas del océano y las lluvias o concebir el agua como una parte integral de la ciudad

Kinshasa, República Democrática del Congo

Población en 2017: 10 millones

Población proyectada en 2100: 83 millones

Segunda ciudad más grande de África subsahariana, está en un país en donde el PBI per cápita es solo de 440 dólares y que fue azotado por una guerra civil; el rápido crecimiento urbano en Kinshasa no fue acompañado de una mejora de los servicios

Dar es-Salam, Tanzania

Población en 2017: 12 millones

Población proyectada en 2100: 73,7 millones

Generadora de un 40 por ciento del PBI nacional, Dar es-Salam está en la mira de organizaciones internacionales, como el Banco Mundial, y gobiernos como el de Japón o el de la India, que ya empezaron a trabajar en la mejora de su infraestructura; un foco de los planes se centra en el caos del tránsito

Bombay, India

Población en 2017: 20,1 millones

Población proyectada en 2100: 67,2 millones

En la capital financiera de la India, las inundaciones de dimensiones épicas son parte del paisaje: la megalópolis está asentada sobre una península; muchos de los drenajes y las alcantarillas fueron construidos hace más de 80 años, cuando era apenas una fracción de su tamaño actual

Nueva Delhi, India

Población en 2017: 21,5 millones

Población proyectada en 2100: 57,3 millones

Es considerada una de las ciudades más contaminadas del mundo; en los últimos años, la capital india tomó medidas relacionadas con la reducción del tránsito de camiones y vehículos diésel y con limitaciones a la industria energética, pero por ahora no se obtuvieron grandes resultados