Muntes: “Logramos un trabajo mancomunado con todas las organizaciones”

El 8 de agosto serán las elecciones de la Central de Trabajadores Argentinos Autónoma (CTA-A) en todo el país. Oscar Muntes, quien también es secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), encabeza una las dos listas que competirán en Entre Ríos: Frente de Trabajadores Entrerrianos. AIM dialogó con el dirigente acerca de dos cuestiones fundamentales durante estos días: el acto electoral próximo y la reapertura de la negociación paritaria.

Frente de Trabajadores Entrerrianos se disputará la conducción de CTA autónoma con la agrupación la lista Multicolor encabezada por Luis Meiners y Marianela Valdez. A su vez, el departamento Paraná, principal distrito, tendrá tres alternativas para elegir: Anusate, encabezada por secretario adjunto de ATE,  Francisco Garcilazo, y la ex secretaria general de Agmer Paraná,  Alejandra Gervasoni; Multicolor, que lleva como candidatos a Nadia Burgos y Gabriel Geist; y el Frente de trabajadores entrerrianos, que encabeza Susana Cogno junto al actual secretario general de CTA-A Entre Ríos, Esteban Olarán.

—¿Cómo está la situación general de la actividad electoral en la provincia?

—Hemos conformado mesas en los 17 departamentos. En la capital provincial habrá una lista opositora, la número 2, y la 6. En el resto de la provincia hay lista única. No hay oposición. Estamos recorriendo el territorio con una fuerte militancia. Nos interesa mucho la participación y la recuperación de la Central de los Trabajadores Autónoma para poner en pie esta herramienta que es muy necesaria en este momento tan complejo en el país y la provincia en particular.

—¿Cuál es el rol de la central en este momento?

—El de articular las luchas que estamos dando. Es muy necesaria la participación de los trabajadores. En la capital provincial y el departamento, por ejemplo, van a haber 59 urnas, lo que demuestra la capacidad de trabajo que tenemos. Hemos logrado sintetizar un trabajo mancomunado con todas las organizaciones. A partir del 9 de agosto es necesario estar juntos para enfrentar el ajuste y frenar las medidas que lleva adelante el gobierno macrista y de la provincia de Entre Ríos, que han definido que la variable de ajuste sigan siendo los trabajadores. A partir del endeudamiento con el FMI y, por decantación el ajuste que deben hacer la nación y las provincias (4500 millones de pesos en Entre Ríos), sabemos que cuando se habla de ajuste se habla de achique en los sectores que menos tienen. Tanto los formales como los informales. Porque todos somos trabajadores.

—¿En qué ven ustedes que se traduce este ajuste?

—Una de las medidas que se ha tomado es la eliminación definitiva del Fondo Nacional de la vivienda (Fonavi). La nación le dice directamente a los gobernadores que deben hacerse cargo de esos recursos para realizar los barrios y viviendas. Y eso es imposible. Es una barbaridad. Es necesario levantar fuertemente la voz, porque en cada pueblo que recorremos vemos un plan Fonavi, que es producto de un trabajo de más de 60 años. Esta es la realidad que tenemos: más desocupación y más tercerización de servicios.

—¿Cuáles son para ustedes los sectores más afectados en este sentido?

—La tercerización es un problema que se profundiza y la garantía para esto es el gobierno de Macri. Vemos como se va perdiendo funcionalidad en cada provincia, en cada municipio. Por ejemplo ya no funcionan los talleres municipales que reparaban sus propios. Para pavimentar o hacer otras obras había máquinas propias. Se achica el estado y se le garantiza su renta al sector privado. En el sector salud el equipamiento está roto u obsoleto. Conducciones Portuarias y Vías Navegables hoy pasan a ser lugares muertos u olvidados donde no se realiza ninguna tarea de mantenimiento de buques o draga porque la patronal y los gobiernos de turno no quieren. Y nosotros planteamos la necesidad de tener un Estado eficiente y actualizado. Ahora se terceriza todo.

—¿Cuáles son las mayores inquietudes que hoy las bases les transmiten a ustedes?

—Creo que tenemos un problema a resolver: la credibilidad en los dirigentes. Ellos no han representado a los trabajadores ni se han puesto a la altura de las circunstancias. No solamente en lo que hace a la negociación de las paritarias sino a todas las cosas que ha perdido la clase trabajadora. No hubo ni trabajo necesario ni cordura para hacer frente a los terribles ajustes. Necesitamos una dirigencia que esté al frente de todas las luchas, y eso es lo que los trabajadores nos reclaman. Asimismo, como dirigentes, pensamos que no alcanza solo con nosotros sino que necesitamos un acompañamiento claro desde los trabajadores para organizar un núcleo muy fuerte de participación y compromiso. Y por sobre todas las cosas recomponer esa confianza.

 

Paritarias

—¿En qué situación están las negociaciones?

—En septiembre habrá una reapertura de paritarias. Lamentablemente, por cómo está la situación, debemos pedirle al Gobierno provincial que convoque antes. Al ritmo de la inflación, en la provincia, estamos muy lejos. Necesitamos recomponer el salario. Dijo el gobernador que ningún trabajador va a perder poder adquisitivo. Pero todos los puntos de inflación que el trabajador perdió, no los va a recuperar. Necesitamos que la patronal entienda cómo viene la situación. En algunos municipios como el de Villaguay logramos avanzar, logrando un 25 % a partir de octubre, con una paritaria abierta.

—Y así se está pidiendo la reapertura en cada uno de los municipios. 

—Sí, porque en la mayoría se acordó un porcentaje de entre el 17 y el 18. Necesitamos esa reapertura porque, a fin de año vamos a tener una inflación de entre el 30 y el 32 por ciento. Cada municipio tiene la autonomía para poder discutir y decidir por sí mismo. A su vez, no hay ninguna ley o reglamentación en este sentido. Por lo que todo depende de la voluntad del intendente y la fuerza que tengan acumulada los trabajadores para luchar por sus objetivos.