Obispos diagnostican a la Argentina en el Vaticano

En una visita “ad limina apostulorum” al Vaticano, los obispos argentinos expondrán mañana ante el papa Bergoglio, Francisco, el estado de la iglesia católica en nuestro país y le llevarán su preocupación por la situación social que está atravesando la Argentina.

Los obispos argentinos en la Basílica de San Pedro.

El presidente de la conferencia espiscopal argentina, monseñor Oscar Ojea, dijo que hace 10 años que no se produce una visita de esta índole al Vaticano, y es la primera vez ante Francisco, de modo que hay entre ellos mucha expectativa.

Las visitas “ad limina” (a los umbrales de los apóstoles Pedro y Pablo) se deben realizar según el derecho canónico cada cinco años por obispos de todo el mundo para rendir cuenta del estado de sus diócesis. La última de obispos argentinos se produjo en 2009 ante Benedicto XVI.

El detallado informe que presentarán los obispos argentinos al Papa reinante ya fue enviado por cada diócesis al Vaticano, a distintos dicasterios, que son los organismos especializados de la Curia Romana.

Monseñor Ojea dijo que expondrán ante Francisco el debate argentino sobre el aborto, “la división fuerte que se ha creado” respecto de este tema; y también la preocupación social de los obispos.