Para Alfonsín, Lousteau le  puede ganar a Macri

El dirigente radical Ricardo Alfonsin, afirmó que “Cambiemos no tiene un candidato natural”, y opinó que “Martín Lousteau es un buen candidato para el partido, que le puede ganar a Macri en las Paso y que en 2019 podemos tener un presidente radical.

Alfonsin:”Cambiemos no tiene un candidato natural”.

-Usted es un poco como un paria dentro del radicalismo que integra el frente Cambiemos. Es la voz más crítica.

-Sí, claro. Incluso muchos de los que habían dicho antes que si el PRO ganaba las Paso iban a tener actitud vigiladora de lo que hicieran, que estarían activos para evitar que se tomaran decisiones equivocadas, no lo hicieron. Decir a todo que sí no es la mejor manera de ayudar, ni a un amigo, ni a un hijo, ni a un gobierno. Nunca vi a un partido tan alejado de sus idearios, tan acrítico, ni siquiera cuando gobernaba Alfonsín o De la Rúa la UCR fue tan acrítica, tan afín, tan apocada.

-¿Y por qué cree que se da?

-Porque creyeron que hacer lo que habíamos dicho que íbamos a hacer era algo que podía generar más problemas que soluciones. ¡Pero era debatir! Yo no le tengo miedo a la discrepancia si uno actúa de manera responsable en una alianza. Era necesario que hubiera diálogo dentro de Cambiemos para que saldáramos las diferencias. No hubo un acuerdo programático. Eso es muy difícil de explicar. Y yo lo reclamo y me miran como algo impropio, inadecuado. Pero es lo más natural pedirlo.

-¿Siente que tal vez el radicalismo haya sido usado para acceder al Gobierno y dejado afuera para gobernar? ¿Si no hubo acuerdo programático para 2015-2019, por qué lo habría en la próxima gestión, en un eventual triunfo, en una más que probable decisión de la UCR de volver a competir dentro de Cambiemos?

-El radicalismo no fue usado. Se autocolocó en esta posición. Nunca nadie le dijo “ustedes no pueden opinar”. Probablemente el partido creyó que no señalar diferencias era lo mejor para el país. Pero a mí nadie me puede convencer de que acompañar decisiones que no son buenas para el país es lo mejor para el país. Y la UCR no reclamó el acuerdo programático. Es más, tendría que haber sido condición para el acuerdo del frente electoral.  Teníamos el derecho y la obligación de tratar de evitar que cometieran errores. Y la única manera era opinar antes de que se tomaran las decisiones.

-¿Y cree que el radicalismo intentará ir a internas con el PRO o acatará en este caso también la decisión de Macri de ser “el candidato natural”?

-El PRO debe de haber aprendido que ese radicalismo condescendiente no le sirvió.

-Está siendo políticamente correcto.

-Dicen que Cicerón (filósofo y político del imperio Romano) estaba hablando una vez con otra persona sobre cuestiones polémicas y al cabo de 20 minutos de hablar él mientras el otro asentía le dijo “Por favor, dime algo no para que sepa que somos dos” (risas). Se necesita un Cicerón en el PRO, que les diga “muchachos avísenme antes de equivocarme, que me tengo que enterar por la reacción popular o por los resultados”. Creo que la UCR oficial actuó como si no tuviera derecho a opinar, como si solo pudiera decir que sí.

-¿Y por qué actuaría diferente en las elecciones?

-Cuando los representados sienten que no los representan empiezan a exigir. Y esto pasará en la UCR. Los propios radicales de base exigirán comportamientos más representativos. Primero hay que discutir si se ratifica el acuerdo que se decidió en Gualeguaychú y en 2017. Ahora hay que ver si se vuelve a acordar para la elección de 2019.

-¿Si se ratifica la política de alianza, los radicales de base quieren un candidato propio?

-La inmensa mayoría dice que sí. Y si se ratifica el acuerdo después hay que decir quién será el candidato. Y si los tres (PRO, ARI y UCR) quieren poner candidato que decidan los electores de Cambiemos cuál ofrece el mejor candidato.

-¿Usted cree que Lousteau le ganaría a Macri en esa interna?

-Yo quiero ser respetuoso porque Martín no ha dicho que quiere ser candidato. Me hacés una pregunta y no ponés la pregunta y parece que yo dije Lousteau va a ganar. Yo creo que el acuerdo se va a ratificar y creo que Lousteau y yo queremos que se amplíe Cambiemos. Esa era la mejor propuesta. Creo que Martín es un buen candidato para el partido. Me he sentido más acompañado por sus posiciones que por el radicalismo de mi propia provincia. El manifiesta sus discrepancias y elabora propuestas para enfrentar problemas de manera diferente a lo que lo hace el PRO.

-¿Y por qué cree que le ganaría?

-Porque los resultados están a la vista de lo que hizo el PRO. Ya pasaron tres años. Mucha gente todavía quiere que Cambiemos le gane a Unidad Ciudadana. No quiere que vuelva Cristina y el instrumento que encuentra esa gente es Cambiemos. Ahora muy bien, pasaron tres años de gestión, los indicadores son iguales o peores que los de 2015 y si le damos la oportunidad en Cambiemos de votar a alguien que seguirá con estas políticas o de votar a alguien que va a tratar de mejorar los problemas y cambiar, seguramente votará al radicalismo. Claro, tendremos que persuadir a la sociedad de que lo podemos hacer. Si gana el radicalismo gobernará la UCR, no el PRO. Como hoy gobierna el PRO.

Para Alfonsín se trata de plantear las posiciones internas de manera transparente. El quiere que sus electores sepan qué pueden esperar de cada uno de los candidatos. “Que no sea algo para retener votos”, remarca sobre las decisiones de los próximos meses, y advierte: “Y algunos en el PRO tienen temor de que puede ganar una alternativa en Cambiemos, porque si Martín le gana a Macri, gana la general. Y Lousteau puede ganar”.

-¿O podría ser usted?

– Vamos a ver. Yo peleo. En política a veces hay que perder, las peleas son para darlas, no para ganarlas. Tiene que darse la discusión en el partido. Si Martín le gana a Macri es Presidente de la República. Fijate que evolución extraña podría dar la política argentina que en 2019 podría tener un presidente radical. Estamos dispuestos a buscar consenso más allá de Cambiemos porque la sociedad está harta de vernos pelear. Martín es uno de los pocos tipos que junto con quien habla dice que la grieta es un problema serio que hay que superar.

-¿Por qué cree que Macri no quiere una interna?

-Creerán que puede complicar sus chances electorales. Porque algunos pensarán que puede haber sorpresas y es preferible suponer que se va a ganar y para qué hacer la interna. Y es preferible creer que hay un candidato natural antes que enfrentar proyectos diferentes pero constructivos.

Fuente: Infobae