Para las pymes, el bono de fin de año “es un parche y un problema más”, dijo Vicentín

El presidente de la delegación Paraná de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), manifestó en diálogo con AIM su desacuerdo por la decisión del Gobierno nacional de que el sector privado deba otorgar un bono de 5.000 pesos a los trabajadores. “No resuelve el problema de fondo, que es el achicamiento del mercado interno, sino que además nos incorpora otro problema”, dijo el dirigente.

En un comunicado, la asamblea expuso que “el bono no incluye al sector público  ni alcanza a los trabajadores informales (más del 40%), jubilados y pensionados, trabajadores agrarios y de casas particulares”, y que “en caso de que se hayan abierto paritarias, el monto quedará absorbido por los aumentos acordados.

En este sentido, Vicentín expresó a esta Agencia que el bono es como “un parche que no sólo no resuelve el problema sino que, por el tremendo achicamiento del mercado interno, a las empresas medianas y pequeñas nos incorpora un problema más”.

Asimismo, señaló que, “en la medida en que no se resuelva la cuestión de fondo de dar un signo distinto al desarrollo del mercado interno, afrontar un pago excepcional en condiciones de igualdad con las empresas grandes, sin distinción de sectores, nos termina perjudicando”.

Por otra parte, las Pymes, que ya están haciendo frente a los altos costos fijos en cargas impositivas y aumentos tarifarios de luz y gas, deben reunir el dinero suficiente para pagar el bono, simultáneamente con el medio aguinaldo y las vacaciones de los empleados.

Al respecto, Vicentín dijo que, para pagar el aguinaldo, “muchas empresas tienen que salir a buscar créditos. Y hoy, las tasas (de interés) que se están manejando, hacen del crédito un salvavidas de plomo para las pymes. Si a esto le agregamos el bono, se siguen sumando situaciones que nos perjudican”.

Cuestionan el criterio de aplicación

Además de criticar el carácter “inconsulto” de la medida, Apyme expresó que “resulta impreciso el criterio de aplicación, considerando además que todas las actividades vinculadas con el mercado interno se encuentran afectadas por la recesión”.

“En lugar de tomar un papel activo para estimular el consumo y apoyar a la pymes, el Estado se lava las manos y traslada el costo de la recesión y la inflación generadas por las políticas económicas a los sectores más desprotegidos, Pymes y trabajadores”, agregaron los asambleístas en el comunicado.

En este punto, reclamaron un rol activo del Estado y “una política de reactivación industrial, redistribución equitativa del ingreso y real fomento del mercado interno para poner en marcha el conjunto de la economía y avizorar un futuro de crecimiento”.

Al respecto, Vicentín reiteró que “el problema real del achicamiento del mercado interno no se resuelve con un bono”.