Piden extender la licencia por paternidad en la Argentina

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió este miércoles que se extienda la licencia por paternidad en la Argentina, que es “la más corta de la región” con apenas dos días por nacimiento.

La brevedad de la licencia, explicaron desde el organismo, atenta contra “el rol de los varones en la crianza de los niños en la primera infancia”.

“En Argentina, el régimen de licencias contempla 90 días para las mujeres y dos días corridos para los varones, por lo que es la licencia por paternidad más corta de la región”, alertó en un comunicado Unicef con motivo del Día del Padre, que se celebrará este domingo.

Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión Social de Unicef, señaló que “la mayoría de los países sudamericanos tienen de 120 a 126 días por maternidad y 10 días en promedio por paternidad”.

“La legislación argentina en esta temática tiene muchísimos años y requiere una adecuación”, opinó.

Desde Unicef reconocieron que las licencias actuales por paternidad son “sumamente heterogéneas” y explicaron que el derecho de los niños a ser cuidados por su familia varía según el tipo de empleo de sus padres, ya sea en el sector público o privado, por rama de actividad y por provincia.

También señalaron que son “prácticamente inexistentes” las licencias familiares y que no contemplan a padres adoptivos ni parejas del mismo sexo.

“Las licencias más extendidas promueven mejores relaciones padre-hijo”

“Tener desde el principio una interacción positiva y significativa con la madre y el padre contribuye a dar forma al crecimiento y desarrollo del cerebro de los niños para el resto de sus vidas, lo que favorece que sean más saludables y aumenta su capacidad de aprender”, explicó Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

“Cuando el padre se vincula con el bebé desde el comienzo tiene mayores posibilidades de desempeñar un papel más activo en el desarrollo de su hijo”, consta en el informe de Unicef.

“Las investigaciones sugieren que cuando los niños interactúan positivamente con su padre tienen una mejor salud psicológica, mayor autoestima y más satisfacción a largo plazo”, afirmaron desde la institución.

Según cifras del organismo, casi dos terceras partes de los niños menores de un año del mundo -cerca de 90 millones- viven en países donde el padre “no tiene derecho a un sólo día de licencia de paternidad remunerada”.

Por su parte el World Policy Analysis Center de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) afirmó que “92 países carecen de políticas nacionales que garanticen que los padres dispongan del tiempo libre remunerado que necesitan para pasarlo con sus bebés recién nacidos, y en Latinoamérica la mayoría de los países ofrece este derecho por un período relativamente corto de tiempo”.

Dentro de ese grupo, Argentina es el país que ofrece el tiempo más corto.

El estudio de la Ucla detalló que Alemania, Cuba, Finlandia, Islandia, Noruega, Corea del Sur y Suecia son los países que tienen licencias remuneradas por un periodo más largo para los padres.

“Tenemos que pedir a los gobiernos y a los empleadores un mayor esfuerzo para ofrecer a los padres y las madres el tiempo y los recursos que necesitan para nutrir a sus hijos, especialmente durante sus primeros años”, aseguró Fore.

En la apertura de sesiones ordinarias del Congreso de este año, el presidente argentino Mauricio Macri anunció el envío de un proyecto para “extender la licencia por paternidad” contemplada en la ley de Contrato de Trabajo, que la fija en dos días, aunque en algunas provincias o convenios laborales el permiso se extiende a cinco días.

“El proyecto de equidad de género enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso lleva a 15 días la licencia para padres biológicos y adoptivos y a madres no gestantes”, explicó Waisgrais y especificó que esa iniciativa también contempla “10 días más por nacimiento o adopción múltiple, 5 días para fertilización asistida y 10 días para casos de violencia de género”.

“Es un proyecto positivo porque amplía derechos, pero no cubre todas las situaciones debido a las características del mercado del trabajo argentino, donde muchos trabajadores no están registrados”, aseguró.

Según el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), “sólo el 50,4 por ciento de las trabajadoras y el 49 por ciento de los trabajadores están cubiertos” por esas licencias en la actualidad.

Desde Unicef concluyeron que “las licencias más extendidas promueven mejores relaciones padre-hijo, contribuyen a modificar los estereotipos y a reducir la desigualdad de género en el hogar y el trabajo”.

Un caso argentino para destacar

Desde septiembre de 2017, los “papás” argentinos de Johnson & Johnson (J&J) son beneficiarios de la nueva política de licencia de paternidad anunciada por la empresa a nivel global y que otorga a los colaboradores que serán padres -biológicos o adoptivos- un beneficio de 8 semanas adicionales y pagadas en su totalidad por la compañía, sin importar la composición del núcleo familiar.

La nueva política de la compañía se extiende en Argentina a 545 colaboradores y a cerca de 125.000 empleados alrededor del mundo en sus tres líneas de negocio: consumo, farmacéutico y dispositivos médicos.

Este beneficio, que se hace efectivo durante el primer año de la llegada del nuevo integrante, permite a los padres pasar tiempo de calidad con sus hijos, lo que se traduce en bienestar para la familia en su conjunto, sin preocupaciones financieras.

“La familia se fortalece al estar con los hijos en sus primeros meses de su llegada a la familia y desde J&J queremos apoyar y brindar a los nuevos padres lo necesario para que cada experiencia con sus familias sea única”, afirmó Ileana Berges, directora de Recursos Humanos para el Cono Sur de Johnson & Johnson.

“En J&J tenemos un compromiso con la diversidad, la inclusión y el apoyo a la familia moderna, sin importar como esté conformada. Adicionalmente, la iniciativa contribuye a promover una cultura positiva en el lugar de trabajo, estableciendo los mejores estándares tanto dentro como fuera de la compañía”, agregó.

Además, Johnson & Johnson cuenta con políticas globales de igualdad de oportunidades, programas enfocados en responsabilidad social empresarial y en el fortalecimiento y desarrollo del talento, lo que la ha llevado a ser, por décadas, líder en los beneficios que ofrece a sus colaboradores y familias.