Por “fines científicos”, Japón mató 122 ballenas preñadas

Un informe de la BBC reveló que Japón asesinó a 122 ballenas preñadas. ¿El argumento? Un “estudio de campo biológico”.

El país asiático se escuda en un artículo de la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas para así seguir con sus expediciones de cacería.

Para continuar con la caza, Japón se escuda de dos formas: lo cultural y un viejo artículo firmado en 1946.

La letra chica de la caza

Japón es el único país que envía barcos a la Antártida para capturar ballenas. Según la cadena inglesa, que reveló un documento de la Comisión Ballenera Internacional (IWC, por sus siglas en inglés), el país asiático mató a 122 ballenas minke preñadas en su última expedición. En total se capturaron 333 cetáceos.

La ONU ya había condenado estas misiones en un fallo de 2014, pero Japón todavía se escuda en el artículo  VIII del Convenio Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, firmado en 1946. El escrito dice que los países pueden “matar, tomar y tratar ballenas para fines de investigación científica”.

La cultura

El otro argumento de Japón es que la caza de ballenas es una parte antigua de su cultura ya que comunidades en las prefecturas de Chiba e Ishinomaki ya llevaban a cabo esta práctica.

Las expediciones a la Antártida para la carne de ballena sólo comenzaron después de la Segunda Guerra Mundial. La venta de esta carne, no obstante, es cada vez menos popular.

Noticias Ambientales.-