Saludo inglés (falso) de Isabel II

Una de las principales actividades que realiza la reina Isabel fuera del palacio de Buckingham es asistir a actos en los que debe sonreír y saludar a la gente. Por eso, unos estudiantes australianos pensaron en que sería buena idea regalarle a la monarca británica una mano postiza que la aliviara de la carga de tener que mostrar su benevolencia, al menos, desde su auto.

Estudiantes diseñaron una mano postiza para Isabel II.

La existencia de esta mano falsa fue revelada por la segunda hija de la monarca, la princesa Ana, en la más reciente biografía de su madre, “Queen of the World” (reina del mundo), escrita por un experto en la familia real británica, Robert Hardman.

Según la princesa, se trata de un guante mecánico de peluche, que está puesto en una palanca de madera, y que sirve para cuando la reina saluda a las personas cuando está en el interior de un automóvil, liberándola de ser ella misma quien mueva su mano.
“Se podía ajustar el extremo de la palanca y que la mano se moviera de un lado para otro. Pensaron que sería algo atrevido, pero Su Majestad estaba encantada”, dijo Ana.

La mano falsa se encontraría en el castillo de Balmoral, la residencia escocesa de Isabel II. “Creo que no la ha usado nunca en público, pero tengo entendido que se ha convertido en un chiste familiar recurrente”, comentó el autor del libro, según indicó Daily Mail.

Otro dato curioso que se dio a conocer sobre la reina británica fue qué lleva en su clásica cartera- marca Launer, modelo Traviata-, que la acompaña siempre en sus actos. Partiendo de la base de que Isabel II no necesita llevar consigo mayor documentación ni tarjetas de pago, se dijeron entre las pocas cosas que acarrea: un gancho para colgar el bolso en caso de necesitarlo, dulces, chocolate, crucigramas y fotos familiares.