Se frenó el tratamiento del cupo trava trans en el HCD de Nogoyá

Hubo un compromiso para el tratamiento, pero desde hace más de un mes del ingreso ni siquiera avanzó para ser debatido en discusión, criticó la activista Keili González, en diálogo con AIM, respecto a la iniciativa “que apunta a promover e implementar las políticas del trabajo en condiciones dignas, reconociendo las necesidades específicas y particulares de una población especialmente vulnerada por motivos vinculados con la orientación sexual e identidad de género”. 

El proyecto para consagrar por ordenanza el cupo laboral para personas travestis y trans en Nogoyá ingresó hace un mes, confirmó Keili González a esta Agencia, al tiempo que contó: “Nos dijeron que nos iban a convocar, porque justo ingresaron en receso. Se retomaron las actividades, pasó un mes y no nos han convocado. Se comprometieron en que iba a ser abordado de manera inmediata, y como eso no sucedió, hicimos una movida, ingresamos en el Concejo, donde hice una intervención, donde expresé el desinterés que se veía en los concejales en trabajar la temática, por más que dijeran lo contrario. Además al intendente municipal, que se comprometió a acompañar la iniciativa, pero después nunca más se manifestó al respecto. Todo el mundo sabe que podría reunirse con sus concejales y pedirle de manera inmediata”, señaló.

La iniciativa, se recordó, fue presentada el 28 de junio pasado, en el marco de la lucha contra los travesticidios y transfemicidios. Se lo efectuó ante el intendente de Nogoyá, Rafael Cavagna. En este encuentro, el presidente municipal se comprometió a acompañar la iniciativa “acción que no la ha hecho expresa y les ediles locales se comprometieron a abordar y trabajar mancomunadamente la problemática sin dilaciones, promesa que no cumplieron”, dijo Keili.

La militante por los derechos trava trans reflexionó que “la prostitución hoy es la única alternativa laboral para las personas travestis y trans, y eso se transforma en una alerta que cala hondo en la agenda de demandas de políticas  públicas a generar e implementar.

Esa situación se entrama con aquel conjunto de posibilidades que el sistema niega a las personas travestis y trans como aceptación familiar, la inclusión escolar, el reconocimiento institucional de la propia identidad y posibilidades de ingreso al mundo laboral. Factores que ponen de manifiesto las vidas excluidas y toda una historia de abandono, que hace necesario pensar en otros tipos de construcciones socio culturales, en la construcción de redes de afecto, de organización y de disputa por el reconocimiento de derechos y el andamiaje para garantizar la existencia. Resulta ineludible revisar qué estrategias pueden ser puestas en práctica para lograr la sanción de la ordenanza y el cumplimiento efectivo. Las travestis y trans estamos pidiendo posibilidades en igualdad de condiciones, no estamos pidiendo venganza por tanto violencia padecida sistemáticamente en la historia de esta humanidad”, sostuvo.

Finalmente, evaluó que “por primera vez en la historia las travestis y trans en Nogoyá estamos organizadas y vamos a luchar para conquistar este derecho. Queremos correr riesgos colectivos. Haremos tambalear las viejas estructuras de una ciudad ultra conservadora, vamos a salir fortalecidas de esta pelea y estamos seguras que los resultados de esta experiencia material será el primer paso para comenzar a percibir otro mundo posible, otras formas de vida para que merezcan ser vividas”.