Sube la temperatura: La importancia de comenzar a cuidar el agua

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. A pesar de esto, en Paraná el nivel de derroche de agua potable es muy alto y por ello es importante concientizar sobre la importancia de la misma. En esta nota de AIM, algunos puntos a tener en cuenta.

El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al ambiente.

Sin embargo, hoy la falta de agua potable es una de las principales amenazas planetarias. De toda el agua que existe en la Tierra solo el tres por ciento es agua dulce, el resto es salada. De este tres por ciento, el 70 por ciento va a la agricultura, el 20 por ciento a la industria y solamente un 10 por ciento va al uso humano. Es un volumen irrisorio, lo que explica que más de mil millones de personas vivan con insuficiencia de agua potable.

Con hábitos sencillos se puede dejar de desperdiciar miles de litros al año y ahorrar este recurso natural tan necesario para la vida.

Las elevadas temperaturas del verano hacen que durante esta estación se consuma más agua y que la factura se eleve muy por encima de la media anual. El ocio se concentra en las piscinas, hay que regar los jardines más a menudo y el calor estival hace necesario refrescarse y beber con más frecuencia. Pero conviene utilizar el agua de forma racional. Aunque este año los pantanos no estén a niveles muy bajos, siempre es importante hacer un uso controlado de los recursos hídricos. Hay gestos que no requieren ningún esfuerzo y otros que cuestan algo más, pero a la larga compensan. Con una serie de prácticas en casa, el jardín y las piscinas, como se apunta en este artículo, a la vez que se preserva un bien escaso, se consigue llegar al final del verano con algo más de dinero en el bolsillo.

Ahorrar agua en casa

Ducha mejor que baño. En verano, el calor hace que la ducha y la bañera se utilicen más que el resto del año: por la mañana antes de ir a trabajar, por la tarde después de la piscina o para quitarse los restos de arena de la playa. Por cada ducha de cinco minutos se consumen unos 100 litros de agua, mientras que en llenar la bañera se gastan en torno a 300 litros.

Enjabonarse con el grifo cerrado. En invierno puede ser desagradable cortar el agua mientras se utiliza el jabón, debido al frío. Pero en verano esta práctica se puede llevar a cabo. Si una persona se moja, cierra el grifo, se enjabona y después se aclara, puede ahorrar más 50 litros en cada ducha.

Poner un atomizador en la ducha. Son artículos que se venden en cualquier ferretería y reducen el caudal. Agregan aire y dan la sensación de que el chorro es mayor cuando en realidad se utilizan menos litros. Es posible ahorrar un 50 por ciento con estos aparatos sin que quien se ducha se dé cuenta. Se pueden poner también en el resto de los grifos de la vivienda.

Los atomizadores permiten ahorrar el 50 por ciento del consumo sin que el usuario lo perciba.

Aprovechar el agua que se pierde hasta que sale caliente. En algunas casas, pasa más de medio minuto desde que se abre el grifo hasta que el agua sale caliente; mientras, muchos litros se van por el desagüe. Si se usa un cubo grande, la cantidad que se aprovecha se puede reutilizar para regar las plantas o fregar el suelo.

Utilizar la doble descarga. Cada vez más inodoros vienen con doble descarga: uno de los botones solo emplea la mitad de la cisterna y el otro, toda su capacidad. En función de las necesidades de cada momento, se puede usar una u otra opción.

Reducir la capacidad de la cisterna. Quien no tenga un inodoro de doble capacidad puede introducir una botella en la cisterna para utilizar menos agua.

No tirar de forma innecesaria de la cadena. Muchas veces en el váter solo hay un papel que se ha utilizado para limpiar algo o un algodón que ha servido para curar una pequeña herida. En estos casos sería mejor esperar a que hubiera algo más en el inodoro para usar la cisterna.

El váter no es una papelera. Los restos de pelos que quedan en la bañera tras la ducha o los aceites sobrantes de la comida a veces se tiran al inodoro. Lo adecuado sería dejarlos en la basura, así se gasta menos agua y no se contaminan los ríos.

Cerrar el grifo al afeitarse o lavarse los dientes. Cada vez se reduce más la costumbre de lavarse los dientes o afeitarse mientras corre el agua; pero se sigue haciendo. En tres minutos se pueden perder decenas de litros. Lo correcto sería utilizar el agua al principio, para mojar el cepillo o enjabonarse la cara, y cerrar el grifo hasta el momento de enjuagarse o quitar el vello de la cuchilla. De esta forma, en gestos cotidianos, se ahorran muchos litros al día.

Llenar la lavadora y el lavavajillas. Cada vez que se utiliza la lavadora se pueden gastar en torno a 100 litros de agua, por lo que es recomendable que esté llena de ropa cuando se quiera poner en marcha. Lo mismo ocurre con el lavavajillas. También hay programas de media carga que se deben utilizar si hay que lavar con el electrodoméstico a la mitad de su capacidad.

Cortar el agua mientras se friegan los platos. Si la vajilla se lava a mano, se debe mantener el grifo cerrado cuando se está enjabonando y abrirlo después en el aclarado.

Llenar menos el balde para limpiar. En algunos casos se utiliza más agua de la necesaria para limpiar los pisos y después se tira. Con un tercio del balde o menos sería suficiente.

Arreglar las fugas que puedan tener los grifos. Los escapes de agua y los goteos pueden suponer perder hasta 100 litros de agua al mes, por lo que conviene cerrar bien los grifos y arreglar las fugas aunque parezcan pequeñas.

Ahorrar agua al regar el jardín

Regar en las horas más frescas. Para evitar que el agua se evapore con rapidez, lo mejor es regar el jardín a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde. Así el agua utilizada actuará de manera más eficaz sobre las plantas y se gastarán menos litros.

Poner sistemas de riego por goteo. Es de los que menos agua gasta y actúa de forma más eficiente. Si se tiene intención de poner un jardín nuevo o es el momento de cambiar las instalaciones de riego existentes, se puede elegir esta opción.

Comprobar que no hay fugas. Conviene revisar al menos una vez cada verano los sistemas de riego para evitar que gota a gota se pierdan miles de litros de agua a lo largo del año. También hay que limpiar los filtros porque la suciedad hace que el riego sea menos eficaz.

Usar regaderas. No siempre es necesario usar mangueras o riego por aspersión. Con las regaderas u otros recipientes tradicionales es posible mantener el jardín, o al menos algún grupo de plantas, en perfectas condiciones.

Colocar depósitos para aprovechar la lluvia. Se puede reutilizar el agua que cae, que de otra manera se desperdiciaría, para regar, limpiar o cualquier otro uso.

Optar por especies autóctonas. Sus necesidades hídricas son mínimas y están totalmente adaptadas al suelo y al clima. Pueden vivir solo con el agua de la lluvia sin necesidad de que se las riegue con frecuencia. A la hora de diseñar el jardín, se puede tener en cuenta.

Dividir el jardín en hidrozonas. Unas plantas necesitan más agua que otras. Si se agrupan aquellas que requieren recursos hídricos superiores y, por otra parte, las que tienen una necesidad intermedia y las que no tienen por qué ser regadas, el ahorro y la eficacia son mayores.

Evitar la evaporación con cortezas o mantillo. Si se ponen en la base de las plantas, el riego que necesitan es menor, pues conservan bastante el agua.

Instalar césped de bajo consumo. Algunos tipos de césped son resistentes a la sequía y necesitan menos agua. Si se opta por este tipo de hierba, a la larga el ahorro será notable. Si el jardín aún no está diseñado, es acertado prescindir de la hierba o utilizarla en pequeñas extensiones porque es necesario regarla con mucha frecuencia.

Emplear sensores de lluvia y humedad de la tierra. Los sistemas de riego se pueden programar en función de la humedad detectada. Hay sensores que hacen que el riego se detenga cuando detectan que llueve. Es frecuente observar que la aspersión está programada a ciertas horas del día y se enciende a pesar de que esté lloviendo, lo cual parece bastante contraproducente. Otros sensores ven si el suelo tiene humedad y no empiezan a regar hasta que consideren que las plantas lo necesitan.

Ajustar los aspersores. También se suele ver cómo las aceras o los caminos están mojados porque al moverse el aspersor, el agua se sale de los jardines. Si se colocan de manera que el agua solo caiga sobre la zona de riego, este será mucho más eficiente y se ahorrarán muchos litros. Además de colocarlos bien, hay que regular la cantidad de agua que despiden para evitar que algunas plantas queden encharcadas.

Eliminar las malas hierbas. Se llevan mucha agua del suelo que debería estar destinada al césped o al resto de plantas, por lo que de forma periódica hay que arrancarlas.

Ahorrar agua en la piscina

Cada año los propietarios gastan millones de litros de agua en llenar piletas, renovarlas o mantenerlas. Con unos sencillos pasos, y sin dejar de disfrutar del baño, se pueden ahorrar muchos metros cúbicos de agua.

Tapar la piscina con una lona mientras no se usa. Ayuda a que no se forme verdín y así dura más tiempo limpia, se puede reciclar con más facilidad y menos agentes químicos. Además de ser una medida de seguridad para niños, que pueden caerse a la piscina en un descuido, la cubierta también evita la evaporación y la pérdida de agua. En una piscina de 40 metros cúbicos, la evaporación sin lona es de unos 24.000 litros al año, pero si se utiliza un cobertor, desciende hasta los 7.000 litros.

Comprobar la estanqueidad. Muchas veces, el agua se pierde porque el circuito hidráulico no está colocado de manera correcta y se producen pequeños goteos que, a lo largo del año, suponen miles de litros perdidos.

Conservar el agua de un año a otro. Las piscinas pueden pasar varios años sin llenarse. Si durante el invierno se ha cuidado, se ha tapado y se ha mantenido en correcto estado, no será necesario vaciarla y llenarla de nuevo. De cara al fin del verano, cuando no se vaya a utilizar, se puede depurar de forma periódica y echar un par de veces durante el invierno y la primavera productos para limpiarla.

Utilizar oxígeno activo en vez de cloro. La utilización de cloro para desinfectar las piscinas hace aconsejable vaciar el agua cada tres años. Esto supone gastar miles de litros. Si se utiliza el oxígeno activo, ya no será necesario cambiar íntegramente el agua de la piscina con tanta frecuencia.

Establecimientos hoteleros

Además de seguir las mismas pautas de ahorro que en cualquier casa, en los hoteles durante el verano -y ya también en el resto de estaciones- intentan lavar menos las toallas. Durante el verano, los hoteles del litoral y del interior se llenan de personas dispuestas a disfrutar de la playa o la montaña. Muchos hospedajes piden a sus clientes por medio de carteles que no dejen la ropa de baño para lavar si no es necesario.

Hay quien tiene por costumbre pedir que le cambien las toallas todos los días, aunque solo las haya utilizado una vez. Si se reduce este ritmo y se limpian solo cuando es necesario, se ahorra agua y se contamina menos, pues también disminuye el uso de detergentes y lejías.

Reciclar el agua

Según algunos estudios, para el año 2025 ciertas partes del mundo van a empezar a sufrir de la escasez de agua, algo preocupante a lo cual hay que encontrarle una solución.

Si hablamos de las cifras comunes en el hogar, se dice que una casa aproximadamente gasta por año la cantidad de 127.000 galones (cerca de 500.000 litros) de agua, mucho ¿no? Por lo tanto, tratar de reducir el consumo de cada hogar sería una buena medida para cuidar el agua. En este caso, además de intentar no derrochar agua en casa, te propongo reciclarla, es decir, volver a utilizarla.

Los beneficios de reciclar agua

El beneficio que salta a la vista es que cuando el agua se recicla se disminuye la utilización de agua potable y así se cuida la cantidad de líquido elemento disponible en el planeta. Además, es una manera efectiva de abastecer a ciertas actividades industriales y del hogar de agua no potable para diferentes usos. Ya sabes, no necesitas agua potable para lavar tu coche o regar las plantas.

Algunas ideas para reciclar agua

Si bien en casa no tienes un sistema para tratar el agua residual, puedes sumar tu granito de arena reutilizando el agua de lluvia, recolectando agua que uses en el lavado de verduras, vasos de agua que no se beban, goteras de caños rotos y juntando el agua que por cualquier razón salga de los grifos o duchas de casa y que se pueda volver a utilizar.

No es difícil hacerlo, solo hace falta algo de ganas de cuidar el planeta y ahorrar agua reciclando. El agua es un bien preciado, que ni siquiera valoramos las que lo tenemos a diario. Hay gente que ni siquiera tiene agua en su casa, pero de eso ahora no nos vamos a ocupar, aunque sirve para tomar conciencia del beneficio que tenemos y del deber de cuidarlo de una forma sencilla: reciclando agua.

Llegan las altas temperaturas y para evitar problemas de escasez, la municipalidad de Paraná solicita a los vecinos que colaboren y “no derrochen agua”, informaron a AIM desde Obras Sanitarias. Recordaron que para realizar denuncias por situaciones de este tipo pueden llamar a la repartición, explicaron que sólo se podrá lavar las veredas los martes y sábados de 8 a 10 y que está prohibido limpiar los autos con mangueras.

Todos los Tips

En la cocina:

– Al lavar los platos no permitir que el agua corra mientras se enjuagan.

– Hacer funcionar el lavaplatos o el lavarropas solamente cuando estén llenos.

En el baño:

– Tomar duchas cortas.

– Cerrar el agua mientras uno se depila, se lava los dientes, entre otros.

En el jardín

– Reagrupar las plantas según necesiten más o menos agua, para así poder diseñar un modelo de riego más adecuado sin malgastar agua.

– Regar siempre las plantas durante las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, cuando la temperatura sea más fresca, para de esta forma reducir al mínimo la evaporación.

– Recoger agua de lluvia para regar las plantas.

– Las hojas de las plantas no necesitan ser regadas, por lo mismo, se debe echar agua directamente en las raíces.

– Excavar una pequeña zanja alrededor de los árboles para facilitar que el agua del riego penetre y no se escape.

– El césped necesita mucha agua, por lo mismo, hay que reducir al máximo las superficies del mismo.

– Menos riego fortalece el césped y las plantas, ya que sus raíces se extienden con más profundidad.

– Limpiar el patio con una escoba en vez de la manguera, es una buena opción, ya que hacerlo con la manguera consume cerca de 1.000 litro de agua la hora.

Otras

– Arreglar canillas que goteen

– Verificar que no quede perdiendo agua el inodoro

– Al desagotar las piscinas aprovechar ese agua para regar o baldear