Suiza ofrece 150.000 dólares a quienes logren hackear su sistema de voto electrónico

Suiza lanzó un desafío a los hackers, ofreciendo en total 150.000 dólares a quienes sean capaces de piratear su sistema de votación electrónica de última generación.

La cancillería federal informó que se realizará una votación falsa desde el 25 de febrero hasta el 24 de marzo e invita a los genios de la informática que deseen ejercer sus talentos a inscribirse para tal efecto.

Podrán “intentar manipular los votos, leer los votos emitidos, violar el secreto del voto y poner fuera de servicio o eludir los dispositivos de seguridad que protegen tanto a los sufragios como a los datos inherentes a la seguridad”, señaló en un comunicado.

El monto de la recompensa dependerá de la capacidad de intrusión de los hackers. El premio mayor de 50.000 dólares será para quien logre manipular los votos de forma indetectable. Violar el secreto de voto se recompensará con 10.000, en tanto quien destruya la urna electrónica ganará 5.000.

Con esta iniciativa, las autoridades helvéticas buscan reconfirmar la seguridad del sistema de votación electrónica. Solicitados frecuentemente para referendos e iniciativas populares que son la base de la democracia suiza, los ciudadanos de ese país prefieren en su mayoría votar por correo, y cada vez más por correo electrónico, aunque los días de consulta se habilitan locales de votación durante algunas horas.

La votación electrónica en Suiza se encuentra desde 2004 en fase de prueba en algunos cantones, siendo éstos responsables de la organización de estos escrutinios. Desde entonces, un total de 15 cantones han permitido a una parte de sus electores votar de manera electrónica en más de 300 pruebas exitosas, según Berna.

Actualmente, 10 de los 26 cantones de la confederación aún ofrecen la votación electrónica en fase de prueba. Pero el gobierno lanzó a fines de 2018 un proceso para poner fin a esta fase de prueba, y “hacer del sufragio electrónico el tercer canal de votación”. Este proceso durará al menos dos años.