Supermercados se quejaron ante el Gobierno por los tiempos de pago de las tarjetas

Las altas tasas de interés para frenar la corrida cambiaria y contener la inflación ya comenzaron a provocar malestar no sólo entre consumidores, productores y comerciantes que ven cómo se enfría la economía y no logran conseguir financiamiento atractivo, sino que además ya genera cortocircuitos entre los grandes actores del consumo masivo: los supermercados y los bancos, dueños de las tarjetas de crédito más populares en el país. ¿Los motivos? La alta rentabilidad en pesos es -lo admite el oficialismo- un seductor aliciente para postergar pagos y complicar la cadena, algo de lo que el Gobierno ya tomó nota.

Las quejas por este tema, entre otras tantas, las volcaron ayer los representantes de los principales supermercados, que fueron recibidos en una “reunión protocolar” por el ministro de Producción, Dante Sica. Allí estuvieron Juan Vasco Martínez, presidente de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y representantes de Walmart, Carrefour, La Anónima y Cencosud. Por parte del oficialismo estuvieron Sica e Ignacio Werner, subsecretario de Comercio Interior.

Todos coincidieron en que fue una “muy buena reunión” de presentación entre las partes. “Al menos es consciente de la situación”, retrató sobre Sica uno de los participantes del encuentro en el Palacio de Hacienda en un implícita crítica a su antecesor Francisco Cabrera.

“Hoy hay un problema gravísimo”, dijo Vasco Martínez a La Nación. “Si comprás con tarjeta en cuotas, Visa te paga a los 18 días hábiles. Esa plata es por algo que yo vendí hoy, pero la recibo 18 días después y, en un marco inflacionario, es menos plata. Si tengo que salir al mercado a financiarme, es plata que no tengo. En el resto del mundo esta operación no tarda más de tres días”, sostuvo el presidente de ASU. No es algo que no ocurra en otros comercios. Este medio consultó a Visa por el tema y en la empresa prefirieron no hacer comentarios.

“Tenemos además otro grave problema con los saldos a favor en diferentes provincias. Es algo que ya se había mencionado en la mesa sectorial (de competitividad de Comercio). Tenemos saldos a favor por millones de pesos que se van acumulando y esa plata te la devuelven a los seis meses”, cuestionó Vasco Martínez. Esta es una situación que, según ASU, el Gobierno buscará resolver con mesas y autoridades tributarias regionales.

Los temas que ayer se trabajaron además son los que aquejan al sector del consumo minorista desde hace ya años, pero que se profundizaron en los últimos tiempos. La informalidad, la presión impositiva y el costo laboral, entre otras cuestiones que no sólo afectan al supermercadismo sino a todo se sector privado argentino. “Dante tiene mucha información y, por eso, tiene muy claro cómo viene el consumo”, dijo el directivo. La crisis del canal minorista tuvo su pico este año con el ingreso de Carrefour en el Proceso Preventivo de Crisis (PPC).

En Producción contaron a este medio que Sica realizó ante los empresarios una semblanza de la situación económica e hizo un repaso de cuáles serán sus ejes de gestión: medidas para las pequeñas y medianas empresas para evitar la ruptura de la cadena de pagos y un llamado a las grandes firmas para que “colaboren en este momento para que las pymes no tengan inconvenientes de pagos”.

“Hablaron del programa Ahora 12 como medida para cuidar a los consumidores (hace unos días se prorrogó hasta fin de año) y sobre el objetivo conjunto de combatir la informalidad en el retail, de la importancia de bajar costos logísticos, los costos laborales no salariales (la importancia de que todas las provincias adhieran a la Ley de ART) y de la presión tributaria”, afirmaron cerca de Sica. Sobre esto último, el ministro de Producción les dijo que el Gobierno está trabajando con las provincias para que cumplan con el pacto fiscal. Justamente, sobre Ingresos Brutos, que muchas provincias subieron al último eslabón de la cadena (la comercialización), en los supermercados no fueron optimistas. “Pueden hacer pocas cosas, más allá de compadecernos”, dijo en tono de lamento uno de los participantes del encuentro.