Tres diputados nacionales renunciaron al canje de pasajes

Tres diputados nacionales anunciaron en las últimas horas que renunciaron a percibir dinero mediante el polémico trámite de canjear los pasajes de avión y ómnibus que no utilizan después de que se publicara el dinero que percibieron. 

Renuncian al canje de pasajes.

El diputado de Cambiemos Fernando Iglesias, donó al Hospital Pediátrico Garrahan los 105.300 pesos que había cobrado por canjear pasajes de diciembre, enero, y febrero, apenas asumió como legislador.

Pocas horas más tarde, presentó una nota ante el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, para no recibir más dinero por canje de pasajes de aquí en adelante.

Lo mismo hizo el socialista de Santa Fe Luis Contigiani, quien también asumió en diciembre como diputado pero no había cambiado ni un pasaje por efectivo. No sólo renunció por nota a canjear en el futuro sino que fue más allá: instó a todo el cuerpo a imitarlo.

“Estoy convencido que nosotros debemos dar el ejemplo a la sociedad y en este marco de transparencia no coincido que el monto de dicho canje vaya a la cuenta sueldo, terminantemente no corresponde, los pasajes son para ser utilizados”, escribió en su carta. Y agregó: “Propongo que mediante la norma administrativa que corresponda se establezca la prohibición de canjes de pasajes por dinero”.

Los diputados nacionales obtuvieron hasta 355 mil pesos por canje de pasajes en 2017

Otro flamante diputado, el mendocino José Luis Ramón (Partido Intransigente), que ya había canjeado pasajes y cuya primera reacción ante la publicación de Infobae había sido justificar la práctica porque “ocurre hace décadas”, dio marcha atrás y anunció en las últimas horas que buscará “dar el ejemplo” renunciando al canje de pasajes.

Mientras tanto, el kirchnerista Juan Manuel Pereyra (Concertación-Forja), el diputado cordobés que más dinero se llevó por canje en 2017 (288.945 pesos) admitió lo que muchos de sus colegas dicen por lo bajo: que ese dinero se usa para dádivas, prácticas clientelares y otras cuestiones de la caja política. “El canje de pasajes tiene la finalidad de apoyar a un legislador que no maneja ningún presupuesto, ningún dinero, a no ser lo de la dieta”, dijo al diario La Voz del Interior. “Hay demandas permanentemente, todos los días, pedidos de cosas. Uno da hasta donde puede. Hay demanda y con urgencia. No se puede acceder a todas las demandas porque uno no es del Ejecutivo. Parte de esa demanda son medicamentos, o una corona para una persona relacionada a la política o al partido. O a lo que sea. Temas sociales hay todo el tiempo”, explicó.

Pereyra argumentó que el canje de pasajes serviría además para equilibrar las diferencias sociales, porque si no “la política sería algo para los ricos exclusivamente, los millonarios, los corruptos que manejan mucho dinero”, sostuvo. “Yo prefiero que sean los honestos, los trabajadores, los que están al lado del pueblo, y que alguna cosa mínima puedan conseguir para quienes se representa. Que es el pueblo”.