Un robo llamado subasta

Por Ignacio Vila, de Centro de Economía Política (Cepa), especial para AIM. El Banco Central de la República Argentina (Bcra) emitió este lunes un comunicado en el cual anunciaba el inicio de una nueva etapa de subastas de dólares.

Un robo llamado subasta

De acuerdo al comunicado oficial de la entidad: “el monto diario a subastar será de 60 millones de dólares hasta alcanzar un total acumulado de 9.600 millones de dólares. Los participantes podrán expresar su interés con hasta dos posturas cada uno, con un monto mínimo de 1 millón de dólares cada una por subasta, en incrementos de un millón de dólares y sin máximo”.

Se trata de la utilización de una parte del cuarto desembolso del crédito  por 57.100 millones de dólares otorgado por el FMI a nuestro país. Son casi 10 mil millones de dólares que  no serán utilizados para comprar las maquinarias que el país necesita para el desarrollo industrial, ni para infraestructura, ni para la incorporación de ninguna tecnología.

Se usarán estas divisas para que los multimillonarios locales, o con presencia local, puedan comprar a diario dólares a un precio módico. Sólo aquel que tenga al menos unos 43 millones de pesos puede intentar entrar en la subasta. ¿Cuántas familias,  pymes, trabajadores entrarán en la subasta? La respuesta casi se puede asegurar de antemano: Ninguna.

El Gobierno fundamenta las operaciones como una “necesidad presupuestaria”. El grueso de las críticas apunta a que se  busca mantener al dólar más estable por el año electoral, aunque todo  indica que se trata de un esquema que permite a los multimillonarios hacerse de dólares a un valor sensiblemente inferior a lo que valdrá en unos meses.

El gobierno, con esta medida, nuevamente le permite a un sector muy selecto de la Argentina, salir a “cazar en el zoológico”. Finalmente, las divisas ingresadas al país por el FMI se retirarán de nuestra economía rápidamente, aunque la obligación de devolver el capital y los intereses quedará en nuestro país.

La devolución no será mediante ninguna subasta, ni se invitará a los millonarios a que compitan para devolverla, será el pueblo argentino en su conjunto el que tendrá que devolver durante muchos años las deudas contraídas por el actual gobierno.