Vacaciones: Cómo viajar sin sobresaltos

Inconvenientes con la cantidad de dinero o algún problema de salud, pueden ser graves problemas para cualquier familia que decida salir de vacaciones. Cómo ahorrar en los días de descanso es una pregunta difícil de responder ya que en momentos de dispersión no es lo ideal estar midiendo los gastos. Sin embargo, unas recomendaciones a tener presentes pueden ser útiles y sencillas de llevar a la práctica y brindar beneficios concretos. Además, en ese combo aparece un punto que siempre preocupa: cómo cuidar a los chicos y evitar accidentes o contratiempos. En esta nota de AIM, algunos tips para tener en cuenta.

Foto ilustrativa.

Para ahorrar dinero:

1) Reservar y comprar con tiempo. La planificación permite “congelar precios”, en particular en contextos de alta inflación. Los operadores ofrecen como una “promoción” las reservas tempranas, que posibilitan asegurarse plazas completas. Pese a que muchos turistas sostienen que es mejor “llegar a destino y buscar hospedaje”, este aspecto suele ser una lotería. Llegamos y si hay poca oferta conseguimos lugares feos y caros.

2) Buscar y comparar precios en internet. Los sitios web concentran la información turística y canalizan la mayor parte de las operaciones. Hace más de diez años, sólo podías acceder a alquileres temporarios locales, como casas, departamentos o cabañas a través de inmobiliarias o yendo unos meses antes al lugar y buscar el cartelito ‘Se Alquila’. Una de las ventajas de buscar alojamiento hoy es Internet, ya que hay cientos de sitios web o aplicaciones con ofertas de alojamientos locales con acceso directo a los dueños.

3) Viajar a Brasil no es necesariamente barato. Hay opciones como ir por vía terrestre a destinos del sur brasileño como Florianópolis, o los trayectos largos hacerlos en avión, pero los pasajes son más caros, lo que equipara precios con destinos locales de categoría comparable. Este año además, el cambio del peso con el real no es el mejor, pero sin embargo los precios siguen estando un poco más abajo que en Argentina, aunque no tanto.

4) Departamento, cabaña o casa en lugar de hotel. Puede considerarse un “doble ahorro”, pues la estadía puede costar hasta 40 por ciento menos, mientras que se pueden administrar mejor los gastos por comida, por el acceso a una cocina y la posibilidad de ir al supermercado.

5) Restaurantes de los lugareños. Cuando se opta por comer afuera siempre es preferible evitar los lugares del circuito más turístico que son más caros y no necesariamente ofrecen mejores menús. Hay que pedir referencias a los residentes del lugar.

6) Destinos cercanos. Con presupuestos ajustados, los costos de los pasajes en avión son onerosos y muchas veces significan más de la mitad del costo de las vacaciones. Un destino cercano al que se pueda acceder en ómnibus o auto propio ofrece un gran ahorro en traslados.

7) También se puede ahorrar en avión. Optar por la temporada baja, lejos de los feriados y festividades e incluso entre fines de semana es un recurso que tiene sus ventajas. Los vuelos más baratos salen a la peor hora, pero eso no importa si lo que querés es ahorrar dinero. Es interesante suscribirse a vuelos de las aerolíneas o de páginas como Avantrip, comprarvuelobarato.com, skyscanner.com; travelprice.com, que informan constantemente las promociones.

8) Estadías más cortas. Obligaciones laborales, profusión de feriados y escasez de fondos llevaron a este cambio de hábito. La ventaja es que se pueden hacer más viajes en el año, breves, pero que permiten conocer más destinos.

9) Comprar regalos no es obligación. Si la idea es ahorrar, avisale a tus amigos y familiares que no pensás traerles ningún souvenir. Podés ahorrar mucho dinero si tomás la valiente decisión de no traer regalos para todo el mundo luego de un viaje.

Irse de vacaciones con niños

Salir con chicos, para muchas familias puede resultar un trastorno. Sin embargo, si tomamos algunas medidas de seguridad y estamos atentos, todo puede mejorar y evitamos tener percances que nos hagan pasar malos momentos en vacaciones. Los chicos son lo más importante. A cuidarlos.

A continuación te damos prácticos tips para que te vayas de vacaciones con tus chicos, como por ejemplo, nunca llevarlos a upa en un viaje en auto, darles de tomar agua embotellada y cuidarlos de la exposición al sol en la playa son algunas de las recomendaciones de los especialistas.

La cuenta regresiva ya se puso en marcha. Y para muchos, la mejor estrategia para sobrevivir al estrés de fin de año es visualizar las próximas vacaciones. Y de hecho, no son pocos los que arrancarán en estos días ese anhelado viaje hacia el descanso. Pero no hay que dejarse ganar por el apuro, y es fundamental tomar todas las precauciones necesarias para evitar que ese paseo termine de la peor manera. Las estadísticas indican que la principal causa de muerte en niños son los accidentes, una denominación que muchos médicos intentan erradicar para reemplazarla por el concepto de cadena de errores y malas decisiones de los adultos a cargo.

Parar cada dos horas a descansar

No hay que planificar el viaje teniendo en cuenta sólo la distancia y el tiempo. Cuando se va con chicos, es necesario detenerse cada dos horas y hacer un recreo de por lo menos 20 minutos.

Con cinturón y con todo atado

No hay que olvidar que el lugar de los niños es el asiento trasero y con el cinturón puesto o su respectivo booster o butaca de acuerdo al peso y la estatura. Los menores deben viajar en sus sillitas y los bebes que pesen menos de 9 kilos, con el asiento invertido. Nunca llevarlos a upa, ni siquiera para amamantarlos. Es muy peligroso. Si es necesario, se debe parar. A lo mejor un viaje a la costa puede insumir seis horas o más, pero lo importante es viajar seguros. Llevar objetos sueltos en la luneta es muy peligroso, ya que se convierten en proyectiles. Es mejor preguntarse si todo lo que se cargó es necesario.

Comer liviano para evitar la náusea

Las comidas durante el viaje sean frugales: es bueno optar por los hidratos de carbono simples, como sándwiches, porque son de fácil y rápida digestión. Así se disminuye la posibilidad de náuseas y vómitos, a diferencia de lo que ocurre con los snacks, apuntan.

Las gastroenteritis y la contaminación con parásitos son frecuentes en niños durante las vacaciones. Los pediatras recomiendan consumir agua embotellada y la preferencia por comidas poco elaboradas hechas en casa sobre las compradas en rotiserías y restaurantes. También, si se trata de un destino donde el agua no es apta para el consumo, se recomienda usar agua embotellada, incluso para el lavado de dientes.

Protegidos del sol

Tampoco hay que descuidar la protección solar. Los menores de un año no deberían ir a la playa, ya que no pueden regular la temperatura. Además, antes de los seis meses no se les puede colocar protector. Los menores de dos años no deberían estar en la playa entre las 10 y las 16, y los niños mayores, al igual que los adultos, evitar la exposición entre las 11 y las 15. Siempre deben tener un protector con factor superior a 30, colocado media hora antes y vuelto a aplicar cada dos horas. Tomar mucho líquido y no jugar al sol en malla, sino con remera, pantalón y gorro tipo Piluso. Sólo deben quedarse en traje de baño para entrar en el agua.

Cuidado con el agua

Hay que tomar recaudos también cuando juegan en la orilla o se meten al mar: Debe ser un adulto y no dos. Siempre designar cuál de los padres estará al cuidado. Esa persona debería estar siempre atenta. La mayor cantidad de ahogamientos se produce en chicos de entre uno y tres años. Alcanza con que haya cinco centímetros de agua para que un chico pueda ahogarse. También se recomienda evitar que manejen cuatriciclos o anden en bicicleta sin usar casco.