“Vamos a estar en la calle cada vez que repriman nuestros besos, nuestras identidades y deseos”.

Agentes de policía echaron el lunes pasado a una pareja de jóvenes homosexuales por besarse. Este jueves, diferentes agrupaciones realizaron un besazo en la misma plaza para repudiar este hecho y visibilizar la situación. “Creemos que la lucha por nuestros derechos es en las calles, en las plazas, en los espacios públicos, expresando nuestro amor, nuestro deseo y, por supuesto, nuestra lucha, que es el único camino que, por supuesto, nosotros creemos que vamos a seguir conquistando derechos”, dijo a AIM Aitor Vuto, integrante de Libre Diversidad y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

Jóvenes integrantes de diferentes agrupaciones que luchan en defensa de la diversidad sexual y la identidad de género, se concentraron este jueves en repudio a un hecho de arbitrariedad policial que ocurrió el lunes en plaza Alvear, de Paraná.

La convocatoria nació por una acción correctiva por parte de la policía de Entre Ríos, donde había dos compañeros en la plaza Alvear, que se estaban besando, expresando su amor, y llególa policía a echarlos de la plaza, a decirles que se retiren porque había criaturas”, contó a esta Agencia Aitor Vuoto, de Libre Diversidad – MST.

El joven sostuvo que “no es un hecho aislado” y señaló que se suma a lo que ocurrió en el colegio evangelista donde difundieron un manual homofóbico: “Nosotros salimos a las calles a responder ante estas acciones porque creemos que tenemos que llevar la bandera del orgullo de nuestras identidades y nuestra disidencia para demostrar que estamos en las calles, peleando por nuestros derechos”, afirmó.

Creemos que la lucha por nuestros derechos es en las calles, en las plazas, en los espacios públicos, expresando nuestro amor, nuestro deseo y, por supuesto, nuestra lucha, que es el único camino que, por supuesto, nosotros creemos que vamos a seguir conquistando derechos”, expresó Vuoto, que apuntó contra el accionar policial: “Es la misma institución que fomenta el odio hacia nuestra identidad y que golpea a las compañeras trans”, dijo.

En ese marco, repudiaron la violencia institucional, por la que responsabilizaron a la ministra de Gobierno, Rosario Romero y al Gobierno provincial en su conjunto y advirtió: “Vamos a estar en la calle cada vez que repriman nuestros besos, nuestras identidades y deseos. No podemos seguir metidos en nuestras casas, en la esfera privada sino que tenemos que salir a los espacios públicos, con los mismo derechos que de todos”.

Entendemos que todas estas cuestiones se pueden llegar a revertir con una aplicación efectiva de la Educación Sexual Integral. El Estado no se está haciendo responsable y la Iglesia católica sigue metiéndose”, cuestionó.