Vecinos se expresaron contra las modificaciones del transporte urbano y denunciaron “tratos soberbios” de funcionarios que los recibieron

Vecinos del oeste de Paraná e integrantes de la Asamblea Ciudadana Vecinalista confluyeron en el Palacio Municipal para expresarse contra las últimas modificaciones en el servicio de transporte urbano de colectivos. Leonel Pannoni, abogado e integrante de la Asamblea, contó a AIM que, tras una hora de espera, fueron recibidos por autoridades municipales “quienes actuaron con desprecio y soberbia” durante el breve encuentro mantenido por ambas partes.

Foto: Asamblea Ciudadana Vecinalista.

Este martes por la mañana se realizó una marcha y una posterior concentración con corte de calle frente al Palacio Municipal de Paraná, liderada por ciudadanos y organizaciones locales en rechazo a los últimos cambios efectuados en el transporte urbano de colectivos.

La movilización inició en la plaza central del barrio Anacleto Medina, donde vecinos de diferentes barrios del oeste de la ciudad iniciaron una marcha hasta la explanada del Municipio. Allí, junto a otros ciudadanos y organizaciones locales, como la Asamblea Ciudadana Vecinalista, exigieron la marcha atrás tanto de las modificaciones en el sistema de transporte urbano como del veto impulsado por el intendente Sergio Varisco contra la Ordenanza que daba un espacio a los usuarios para definir las modalidades del servicio de transporte urbano.

Por este motivo, explicó Pannoni, se solicitó “ser atendidos por alguna autoridad para ver qué curso habían tenido los distintos petitorios presentados, tanto de la Asamblea como de la Defensoría del Pueblo local”.

Luego de una espera de “alrededor de una hora”, los manifestantes fueron recibidos por Walter Rolandelli, secretario de Legal y Técnica del Municipio, con quien se mantuvo “una charla en buenos términos”. Esto fue así hasta la aparición de Eduardo Solari, secretario General y de Derechos Humanos, quien “de malos modos y sin presentarse, desestimó los pedidos de quienes se encontraban reunidos”.

Para ello, “esgrimió que los cambios efectuados en el servicio de transporte urbano no son tan perjudiciales” y que “la postura de los manifestantes está basada solo en opiniones”.

A este respecto, el asambleísta recordó que “hoy los vecinos deben caminar más cuadras y hacer combinaciones, lo cual perjudica a los usuarios de forma notable. Pero además, termina siendo una pérdida económica para el Estado, dado que el Gobierno debe pagar el doble de subsidios (que es de 1,10 pesos por boleto), al no aplicarse el sistema combinado (el cual permite pagar un solo boleto a quienes deben tomarse varios colectivos para llegar a su destino).”

“Entonces no es una cuestión opinable, porque los cambios están afectando a los usuarios y a las arcas del Municipio”, resumió.

Asimismo, denunció que “se recibió un desprecio total a través de una actitud muy soberbia”. Por eso, y “ante el maltrato insistente, los presentes decidieron retirarse del lugar y seguir pensando cómo actuar a futuro, porque no es interés de la Asamblea ni de los vecinos tener discusiones sin sentido con los funcionarios”.

“Se acordó entonces concertar próximas reuniones para unir esfuerzos en futuras manifestaciones”, completó Pannoni.

Por último, el asambleísta repudió “la campaña de difamación terrible contra la Asamblea, a través de la cual funcionarios del Municipio manchan la reputación de esta organización”. Concretamente, explicó que “se dice que la Asamblea no refleja la realidad del transporte urbano, lo cual es mentira porque es un espacio que trabaja desde hace mucho tiempo en mejorar este servicio”.

“La gran manifestación de hoy demuestra que es importante contar con la voz de los usuarios en lo que respecta a la gestión de los servicios”, cerró Pannoni.