Volver a la escuela: Prevenir los piojos

Grandes y chicos, nadie puede escapar a estos bichos que invaden cabezas y provocan grandes molestias. La escuela es uno de los lugares por excelencia donde se propagan “los piojos”, o pediculosis como es llamado en la jerga académica. En este informe de AIM, detallamos como combatirlos y prevenirlos.  

Estos insectos son hematófagos (se alimentan de la sangre) por lo que los seres humanos son un huésped habitual.

Los niños son su principal fuente de alimentación. La infección prevalece, en mayor medida, en niños de entre tres y 10 años, con un ligero predominio en niñas.

¿Cómo hacen su trabajo?

El cuero cabelludo es un ambiente cálido y húmedo, especial para la adaptación del piojo, el cual tiene una vida de aproximadamente un mes. Cada hembra es capaz de colocar seis a 10 huevos al día en la cabeza, que una semana más tarde se transforman en adultos.

La transmisión puede ser directa (cabeza con cabeza) y también puede propagarse por su presencia en almohadas, gorros, bufandas, vinchas y peines.

Prevención

Antes de las clases aumentan las ventas de productos para prevenir o erradicar los piojos. El auge de la comercialización se da más en invierno, aunque ya hay algunos padres que prevén que aumenten los casos y ya han ido a comprar los elementos necesarios.

Hay tres tipos de productos que se pueden comprar. La loción es la estrella, que suele utilizarse con un peine fino de metal. Antes de utilizar la loción, los médicos sugieren leer el prospecto para saber cada cuánto se debe pasar.

También se venden productos preventivos en envases de spray, que se aplican en las orejas. También hay shampoos y acondicionadores que ayudan en la prevención. Llevar el combo de tres productos puede costar entre 700 a 900 pesos.

Claves

Peine fino

Es el método de diagnóstico más eficiente y veloz para saber si una persona tiene piojos o no.

Productos

Las lociones son el producto estrella para erradicar los piojos. Se pueden en todas las farmacias del país.

El piojo

Los piojos pueden pasearse a gusto en la cabeza de tus niños los 365 días del año. Durante el curso escolar viven y se mueven de cabeza una cabeza a la otra. Y las hembras ponen de 3 a 4 huevos por día, sembrando de liendres todos los pelos cercanos a la nuca y detrás de las orejas pero ¿cuándo es época de piojos?

Y aunque no podemos circunscribir la pediculosis a unos meses del año, sí que es cierto que hay épocas en que los piojos están más activos. Las hembras ponen más huevos; estos se abren y las ninfas crecen con más facilidad. Es lo que podríamos llamar la ‘época de piojos’.

La época dorada para el crecimiento del Pediculus humanus capitis es durante el verano. El calorcito de estos meses les encanta a los piojos, a los mosquitos y muchos otros insectos. Por ello es importante tomar medidas para mantenerlos a raya.

Según investigaciones realizadas, el calor facilita la apertura de las liendres. Y aunque los peques ya están fuera del colegio, existen otros sitios donde también pueden contraer pediculosis.

Un espacio con arena, por ejemplo, es propicio para el contagio. La arena permite que las liendres continúen su incubación hasta 15 horas después de haberse desprendido del cabello.

El agua de la piscina o del mar no es un problema. Los piojos no nadan aunque que pueden sobrevivir en agua clorada durante unas 24 horas. El piojo en el agua permanece inmóvil (agarrado al cabello) porque no sabe nadar. Y es poco probable que se desprenda a menos que muera. Las seis patas del Pediculus humanus capitis son cortas pero con una estructura y articulaciones que las hacen funcionar como perfectos ganchos de sujeción.

Sitios donde los niños pueden contagiarse

El piojo no salta y tampoco vuela porque no tiene alas. Por tanto, el contagio se produce por contacto directo de una persona infestada con otra. Esto convierte a los siguientes sitios en idóneos para su propagación:

Plazas: donde juegan todos juntos y sin restricciones con excesiva proximidad entre sus cabezas.

Campamentos: también por los juegos y el uso compartido de camas, prendas de vestir, gorros, peines y cepillos que podrían llevar el insecto parásito.

Las playas: por la arena pero principalmente por el uso compartido de las toallas para secar el cuerpo y el cabello.

Las piscinas: más por las prendas compartidas que por el agua con cloro.

Las actividades grupales con otros niños.

La escuela, el jardín maternal.

También se pueden usar mascarillas protectoras: funcionan como un complemento del champú. Nutren el cabello. Lo hacen más sedoso y al mismo tiempo evitan la pediculosis.

Aceites repelentes de piojos: llevan por lo general aceite del árbol del té o eucalipto. Son sustancias de origen natural y que mantienen alejados los piojos.

Spray y espumas repelentes de piojos: son productos que no llevan enjuague. Contienen dimeticona, aceites repelentes naturales y otros principios activos.

Ceras para peinar: incluyen las mismas sustancias activas que los sprays y son ideales para moldear cabellos secos y rebeldes.

Al menos una o dos veces al mes, para comprobar que todo marcha bien, es recomendable utilizar el peine fino, diseñado para arrastrar liendres adheridas al pelo. Su uso es básico si queremos acabar con los piojos o descartar una infestación.

Las medidas de prevención también funcionan para todos los adultos en el hogar.

Los piojos prefieren los cabellos limpios. De esta forma, les resulta más fácil ir al cuero cabelludo y alimentarse cuatro y cinco veces al día. Piensa que si todo está limpio, si no hay caspas ni grasas y suciedad adheridas a la piel, se alimentará mejor.

Tema: La escuela

En la escuela hay piojos todo el año y en muchas instituciones avisan con una nota si estos intrusos se hicieron presentes en el aula.

En algunos colegios recomiendan que el alumno afectado se quede en casa, cosa que ocasiona un gran trastorno a los padres, que muchas veces tienen que perder jornadas laborales, si ambos trabajan, por quedarse con el niño o niña y hacerle el tratamiento adecuado o llevarlo a un centro para que lo traten. Otros padres llevan a sus hijos al colegio a sabiendas de estar infestados y sin quererlo hacen que sus hijos sirvan de vector a los piojos y de esta forma provocan el contagio de otros niños. Las infestaciones por este motivo suelen ser frecuentes. Llegado a este punto hay que llamar al orden a los padres y es cuando el colegio reparte la mencionada nota. El problema es que a veces tardan algunos días en repartirla y es cuando los piojos aprovechan para pasar de una cabeza a otra.

La pediculosis es luego de la gripe y catarros, el problema sanitario más frecuente en los niños. Y aunque no ocasiona infecciones ni problemas de salud relevantes, requiere tratamiento adecuado.

Cuando la escuela avisa sobre esta situación, lo primero que se debe hacer es revisar la cabeza de tu hijo o hija. Es muy probable, aunque no lo creas, que tu hijo sea el motivo de la comunicación a todas las familias del aula. O que tu hijo sea uno más de los que tienen piojos en el aula. En todo caso, al revisar a tu hijo hazlo a conciencia, mirando especialmente por detrás de la nuca y a los lados de la cabeza.

Fíjate bien en el cuero cabelludo y especialmente en los primeros 5 mm., del pelo, que es donde los piojos suelen depositar las liendres. Si luego de una revisión tu hijo no tiene piojos, puedes respirar tranquila, pero no bajes la guardia, pues los piojos siempre están al acecho. Si tienes la mala suerte de tener a tu hijo contagiado, no te desesperes. Sigue nuestra pequeña guía para la eliminación de piojos y liendres y ten paciencia. Y si ves que las cosas se te escapan de las manos, siempre puedes acudir a alguno de nuestros centros.

Cómo debes actuar si en la revisión observas…

Picazón y sólo liendres. Realiza un tratamiento utilizando el peine fino (Liendrera), como mínimo dos veces por semana hasta que no queden liendres y no haya posibilidad de que haya salido ninguna ninfa de algún huevo que se haya podido quedar. También puedes acudir a un centro especializado, donde personal especializado le quitará las liendres utilizando potentes lupas y liendreras de alta calidad.

Picazón pero no se observan liendres ni piojos. No hace falta tratamiento, pero se recomienda consultar al médico por una posible dermatitis, caspa o infección por hongos. En todo caso, sigue observando por si se te hubiesen escapado. El picor es síntoma de algo.

Liendres pero no picazón. Tratamiento utilizando la liendrera, como mínimo dos veces por semana hasta que no queden liendres y no haya posibilidad de que haya salido ninguna ninfa. También puedes acudir a un centro especializado, donde personal especializado le quitará las liendres utilizando potentes lupas y liendreras de alta calidad.

Piojos con o sin picazón. Tratamiento, que puede ser utilizando remedios caseros, productos químicos, pasar la liendrera (el más recomendado, pero requiere pericia y paciencia) o acudiendo a un centro especializado.

Más formas de prevenir los piojos:

– No compartir los objetos como toallas, gomas de pelo y cepillos

– Evita el contacto de cabeza con cabeza ya que los piojos saltan de una cabeza a otra con gran facilidad.

– No compartir prendas de vestir como sombreros, bufandas y pijamas.

– No acostarse en la cama o en el sofá con personas que tengan piojos.