Vuelve a subir la luz a partir del viernes

Este viernes, el servicio energético se ajustará, en promedio, un 27 por ciento en el área metropolitana. Según las empresas, los servicios quedaron atrasados por la disparada del dólar que se registró este año.

Vuelve a subir la luz a partir del viernes

Este año, las boletas de Edesur y Edenor sufrirán cuatro subas que, en conjunto, arrojan un porcentaje muy por encima de la inflación proyectada por el Gobierno para todo 2019. Y la primera alza comienza a regir desde este viernes 1de febrero, en pleno verano y en momentos donde apenas se enciende la temperatura miles de usuarios se quedan sin luz por la falta de obras y mantenimientos de las energéticas.

Así, con un pérdida del poder adquisitivo cercano al 20 por ciento para la gran mayoría de los asalariados en 2018, una brutal suba del dólar del 105 por ciento, los tarifazos y la inflación que terminó en 47,6, según el Indec, este 2019 volverá a resentir fuerte la economía en todos los sectores y en especial de los que menos recursos tienen.

La tarifa de electricidad sufrirá desde este viernes un alza de 26 por ciento, en promedio, al que se le sumarán otros aumentos del 14 en marzo, cuatro en mayo y otros cuatro en abril. De este modo llegará a 55 por ciento en el área metropolitana, mientras que el gas también tendrá una suba del 35 contra una inflación estimada por el Ejecutivo en el Presupuesto de este año del 23 por ciento.

De acuerdo con la secretaría de Energía, las empresas están cumpliendo con el sendero de inversiones delineado a comienzos de 2017, cuando se realizó la Revisión Tarifaria Integral (RTI). Según estimaron desde esa cartera, el efecto de las inversiones se verá con el tiempo.

En medio de la política de reducción de los subsidios al sector energético, los aumentos en las tarifas de luz y el gas superaron con holgura el nivel de inflación general. En 2018, la luz trepó más del 60 por ciento mientras que el gas se encareció un 78 por ciento, y se dio marcha atrás con la polémica compensación extraordinaria de 24 cuotas que iba a regir a partir de enero para que las gasíferas no perdieran por la megadevaluación del peso.

En la era Macri, los tarifazos alcanzan niveles exorbitantes. Desde enero de 2016 hasta las incrementos que se aplicarán este año, los argentinos pagarán en promedio un 2.673 por ciento más por la luz cuando los salarios subieron entorno al 77 por ciento en el mismo período, según datos del Indec.

El gas siguió un recorrido similar. Desde la asunción de Macri hasta el alza prevista para abril de este año prender una hornalla costará un 2.500 por ciento más caro, en promedio.

Y este año, el gas también recibirá dos nuevos ajustes, el primero en abril, porque son los que se definen a través de audiencias públicas ya programadas, dos veces por año.