A 5 años del #NiUnaMenos, concentraron en Paraná exigiendo al Estado por los femicidios

Foto: Anabella Dalinger

“Cada 29 horas se produce un feminicidio” y “Entre Ríos se ubicó en 2019 por encima de la media nacional en violencia de género”. Con el enunciado de estos datos en la declaración elaborada por la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná, el movimiento feminista volvió a Plaza Mansilla de la capital provincial, donde realizó una intervención, según pudo registrar AIM.

Como se había anunciado, respetando las medidas de distanciamiento y resguardo sanitario por la pandemia de Covid-19, la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná se convocó en Plaza Mansilla, frente a los Tribunales capitalinos entrerrianos. En el lugar, un centenar de activistas realizaron una intervención, colocando sobre el piso del corredor de la plaza que une Tribunales con la Casa de Gobierno más de 160 carteles con una flor. Cada cartel tenía el nombre de una víctima de la violencia machista. También colocó una pancarta la puerta de la Casa Gris con la leyenda “La deuda es con nosotras”, según pudo observar esta Agencia.

Al final de la concentración que se convocó hoy en horas de la tarde, se dio a conocer una proclama donde se reiteraron las exigencias al Estado por una serie de medidas y políticas de prevención de la violencia machista. Los pedidos se centraron bajo la premisa que “todos los feminicidios son evitables”.

La declaración compela de la de la Asamblea de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans de Paraná es la siguiente:

“Hoy se cumplen 5 años del primer Ni Una Menos.

Una vez más estamos en la calle porque cada 29 horas se produce un feminicidio. Han sido 164 en lo que va del año, 2 transvesticidios, 23 transvesticidios sociales y hay 10 desaparecidas. Entre Ríos se ubicó en 2019 por encima de la media nacional en violencia de género.

Hemos convocado siguiendo estrictamente el protocolo del aislamiento social obligatorio en Paraná para exigir al Estado y a la sociedad toda que Ni Una Menos sea una realidad.

Con la fuerza de las miles de personas que, de otra manera, hoy se manifiestan contra la violencia machista, decimos:

El Estado es responsable

Por la ausencia y/o insuficiencia de políticas y leyes con perspectiva de género.

Por la violencia institucional y la discriminación hacia las mujeres, lesbianas, travestis y trans.

Por la feminización de la pobreza, la vigencia de la brecha salarial, la flexibilización laboral y la precarización de nuestras vidas.

Por la invisibilización y desvalorización de las tareas de cuidados y reproductivas.

Por la clandestinidad del aborto, la violencia obstétrica y la violación de los derechos de salud de las travas y trans.

Por la negación a incorporar el cupo laboral trans.

Por la intromisión de las religiones en asuntos del Estado.

Por Jéssica Dos Santos, Gisela López y NiKi “La Loba”, Fátima Florencia Acevedo, Julieta Riera y todas las víctimas de violencia machista.

Por los crímenes en nuestro territorio originario y la violación a los derechos de las mujeres originarias. Por el chineo a niñes indígenas.

Por las negociaciones con las empresas contaminantes y saqueadoras que depredan nuestro sustento y nuestros sueños.

Por la entrega de nuestro territorio y nuestros cuerpos.

Todos los feminicidios son evitables

Con el cumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral con visión científica y laica sobre la sexualidad y con perspectiva de género para todo el sistema educativo.

Con políticas integrales que contengan a las víctimas de violencia y les permitan seguir con sus vidas y tener un proyecto vital con acceso al trabajo, a la capacitación, a la salud y a la vivienda.

Con licencias por violencia de género y políticas contra el acoso sexual laboral.

Con infancias libres de abuso sexual, con niñas no madres.

Con licencia extendida por maternidad y paternidad y la creación de espacios de cuidado en instituciones públicas y privadas.

Con la plena implementación y presupuesto real para el Programa de salud sexual y reproductiva. Y sin recortes en los tratamientos hormonales.

Con la urgente aplicación de la Ley Micaela en los tres poderes.

Con separación de la iglesia del Estado.

Con el reconocimiento de la plurinacionalidad y visibilización de las mujeres originarias y el acceso a derechos, respeto a las pautas culturales y su identidad.

Con el reconocimiento de la soberanía de la tierra y de nuestros cuerpos para que dejen de ser territorios de conquista, y para que las semillas y el agua sean un bien común.

La deuda es con nosotras

Exigimos la declaración de la emergencia en violencia de género, porque sin la asignación de personal y recursos técnicos y económicos para abordar de manera integral la problemática es imposible prevenir, erradicar y sancionar la violencia.

Exigimos la aplicación efectiva y real del presupuesto de la ordenanza del cupo laboral trava –trans en el Municipio de Paraná y todas las dependencias del Estado. Y le exigimos al intendente Bahl la inmediata reincorporación de las compañeras travas que fueron despedidas.

Exigimos la regularización laboral de todas las y les trabajadores que se desempeñan en las reparticiones del Estado con contrato basura.

Exigimos el reconocimiento a les y las trabajadoras de la economía popular y les y las trabajadoras sin derechos ni garantías.

Exigimos nuestro derecho a la soberanía alimentaria. La utilización de agrotóxicos es un atentado contra toda forma de vida.

Exigimos discutir otros modos de producción, respetuosos de la tierra y libres de mahismo.

Exigimos el cese de las fumigaciones con agrotóxicos. Le decimos NO a la ley de semillas y fuera todo el agronegocio de nuestra tierra.

Exigimos el impuesto a las grandes fortunas en Argentina.

Exigimos una investigación de las negociaciones con el FMI y de la deuda externa, que es saqueo y más feminización de la pobreza.

Ni una travesti menos, Ni una trabajadora menos, Ni una trabajadora sin salario menos, Ni una indígena menos, Ni una migrante menos, Ni una sin tierra, Ni una sin vivienda, Ni una muerta por aborto clandestino.

¡Ni una menos víctima de la violencia machista!

¡La deuda es con nosotras!

¡Ni una menos!

¡Vivas y libres nos queremos!”