Alberto Fernández confirmó a un ministro y avaló la postura del Papa

El presidente electo, Alberto Fernández, afirmó este sábado que el diputado Daniel Arroyo​ «es la persona que más conoce» de desarrollo social en el país y que «difícilmente no sea el responsable de esa área» a partir del 10 de diciembre,  publicó el diario Clarín.

Además, Fernández destacó el «compromiso» y los «aportes» que hicieron los referentes sociales, políticos, económicos y sindicales que participaron el viernes del primer encuentro del consejo federal contra el hambre.

«Daniel (Arroyo) es la persona que más conoce sobre el tema. Difícilmente no sea el responsable del área. Y digo difícilmente porque no se lo ofrecí todavía; tal vez me diga que no», bromeó Fernández en diálogo con AM 750.

Arroyo coordinó el primer encuentro del consejo que ayudará a implementar el programa «Argentina contra el hambre» a partir del 10 de diciembre, que integran referentes de la política, los sindicatos, las empresas, las organizaciones sociales y la Iglesia, entre otros.

«El encuentro fue maravilloso», destacó Fernández, al rechazar las críticas de algunos sectores que cuestionaron presencias como las del conductor de TV Marcelo Tinelli o la chef Narda Lepes, o que los asistentes llegaran a la reunión en autos de alta gama.

«Esa es la Argentina miserable. No les pedí que se disfracen de pobres. Todos sabemos de dónde vienen. Les pedí que ayuden a vivir mejor a otros. Hay una Argentina que se resiste a eso, y una Argentina miserable que piensa que es un acto político de Alberto Fernández», dijo el mandatario electo.

Sobre Lepes, dijo que en la reunión «explicó que el problema que no es esencialmente el hambre sino lo mal que se come, y habló de la diferencia entre el comer y alimentarse».

Reveló que el momento más «emotivo» del encuentro fue cuando el referente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban ‘Gringo’ Castro, contó que su mujer escuchó a un niño decir que «había encontrado la manera para saciar su hambre: mojando cartón y comiéndolo».

También rescató el aporte de Tinelli: «Le tengo afecto, silenciosamente trabaja con su fundación sin que salga en los diarios, y asumió el compromiso de difundir el problema en su programa de TV, y le pedí también que muestre la otra cara de las organizaciones sociales».

«Hablaron todos los sectores. Y todos dijeron cosas valiosas, fue un buen punto de arranque, pusimos blanco sobre negro y tomamos dimensión del problema. Los vi a todos muy comprometidos», concluyó Fernández.

El Papa y la prisión preventiva

Fernández también dijo que las críticas del papa Francisco al «uso arbitrario» de la prisión preventiva constituyen «el ABC del derecho procesal penal», y dijo que lo habló en reiteradas ocasiones con el pontífice.

«El Papa ha dicho una obviedad para los que enseñamos derecho procesal penal. Ha dicho algo que es el ABC del derecho penal, lo que pasa es que en Argentina muchos se rasgan las vestiduras», dijo Fernández en diálogo con AM 750, al ser consultado sobre la tapa de Clarín que tituló «El Papa avaló la polémica medida judicial que puede dejar libres a los K».

El viernes, en un discurso a miembros de la Asociación Internacional de Derecho Penal, Francisco criticó el «uso arbitrario» de la prisión preventiva y denunció el «lawfare» contra «dirigentes políticos».

«Ay Dios… es muy difícil leer esa tapa de Clarín», dijo Fernández, y agregó: «¿Cómo se animan a escribir eso? Es muy difícil, pero la gente va entendiendo dónde está la locura».

Presupuesto

El presidente electo dijo además que el proyecto de presupuesto nacional que presentó el gobierno de Mauricio Macri «es una falacia» y que su equipo económico «lo está revisando todo y estudiando».

«El presupuesto que hicieron es una falacia, habla de otro país, no es el nuestro, es como si dibujara números. Eso lo estamos estudiando, la gente de economía está trabajando en eso», agregó.

Asimismo, señaló que su equipo está «determinando qué temas metemos en sesiones extraordinarias» en el Congreso nacional.

Por otra parte, llamó a «bajar las expectativas con la transición», que «hay que hacerla con la mayor tranquilidad posible».

«El Gobierno no me ayuda mucho, porque toma decisiones y me hace cargo de medidas que toma. Dicen que ya lo arreglaron con Alberto Fernández, pero a mí no me dicen nada», dijo tras la polémica generada esta semana por el aumento de los combustibles, luego de que se venciera el plazo de 90 días de congelamiento del precio.

Agregó que «aunque estamos con situaciones extremadamente difíciles en materia económica y social, y dentro de todo lo que pasa en América Latina, la transición está en orden; y hay que intentar que no se rompa, que siga todo bien».

Por otro lado, dijo que la ley de legalización del aborto «debería salir» durante su gestión, tal como lo afirmó esta semana al participar de la presentación del libro «Soy Belén», de Ana Correa.

Fuente: diario Clarín, Buenos Aires,  AM 750.