Armar el arbolito de Navidad costó un 35 por ciento más que en 2017

Durante este año se registraron incrementos de entre un 35 por ciento promedio en árboles, adornos y juegos de luces, registró AIM en base a consultas de precios en el sector comercial. Asimismo, se registró una notable caída en las ventas, ya que muchos optaron por reciclar elementos del año pasado. No obstante, hay algunas opciones disponibles para que los consumidores puedan armar un árbol más económico.

Un comerciante de calle Don Bosco, consultado por esta Agencia manifestó que, si bien el producto más caro es el árbol, hay variedades de precios y diseños de acuerdo al alcance y las pretensiones de los clientes. Los más económicos son los más pequeños, y van desde  350 pesos hasta 2500, en medidas que van desde 60 centímetros hasta un metro 50..

No obstante, Federico, el encargado del negocio, manifestó que “el árbol, si se cuida, es el elemento navideño “que más se más se recicla” junto con las luces. La venta más notoria siempre se registra en los adornos y guirnaldas. Los juegos más baratos de borlas, de cinco o seis unidades, comienzan en 80 y 100 pesos, las guirnaldas y pelusas brillantes 55, 78 y 80 pesos; también hay opciones económicas en gorros miñatura o rostros de Papá Noel Plásticos, siempre de segundas marcas. “Optamos siempre por que la variedad se componga, en su mayoría de líneas económicas. Cada línea trae distintos productos”, advirtió el encargado.

En cuanto a los incrementos, se registran 20, 30 y hasta 40 por ciento, aunque todo depende de las marcas y el tipo de producto que se quiera comprar. Las opciones son bastante variadas pero, este año, la mayoría optó por buscar lo más barato.

“La caída en las ventas se notó mucho en los últimos meses, hay poco circulante, poco consumo, e incluso entra menos gente a preguntar precio. Pero no sólo con los productos de navidad, sino también en la compra de juguetes y cosas para regalar”, dijo el encargado.

Finalmente, los juegos de luces también se incrementaron alrededor de un 30 por ciento respecto del año pasado, pero la variedad es enorme. “Cualquiera que quiera hacer economía, siempre tiene una opción. A veces, los grandes lugares se llenan y no siempre tienen los mejores precios, porque optan por manejar determinadas marcas. En un negocio de barrio como este, más retirado, siempre hay opciones para no gastar lo que uno no quiere, y comprar lo que uno necesita”, concluyó el encargado.