Bordet lograría el consenso para redireccionar endeudamiento público

Recinto de la Cámara de Senadores de Entre Ríos.

El gobernador Gustavo Bordet persuadió a legisladores de Cambiemos para destrabar el tratamiento de la reforma a la Ley de endeudamiento, que se tratará en el hemiciclo de la Cámara Alta la semana próxima.  Los senadores de la oposición acompañarían el proyecto sin modificaciones, adelantaron a AIM.

La semana pasada los senadores oficialistas no consiguieron que se trate sobre tablas la modificación a la Ley de endeudamiento por 430.387.551 millones de dólares que permitirá sustituir  moneda y objeto del crédito que había sido autorizado para realizar acueductos con China State Construction Engineering Corporation (Cscec).  El Gobierno busca así el permiso de la Legislatura para redireccionar obra pública a la costa del Uruguay destinar un 25 por ciento de los fondos para cancelación, precancelación o rescate parcial o total de la deuda pública consolidada.

Cambiemos atizó la semana pasada en el recinto y la esfera pública el polémico proyecto que sería acompañado por el bloque más allá de que no se tocará ni el espíritu ni el contenido del articulado, según comentaron senadores del bloque opositor en la Cámara luego de la audiencia  que mantuvieron con Bordet y el ministro de Economía, Hacienda y Finanzas, Hugo Ballay.

La decisión de los senadores respondería a los argumentos que esgrimieron las autoridades del Ejecutivo en la audiencia y a un acuerdo que existiría entre Nación y provincia, que habría sido pautado entre Bordet y el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio.

Precisamente, desde la oposición se cuestionaban dos aspectos del proyecto: el destino de las obras, que serían en su mayoría de para la costa del Uruguay, con un aeropuerto internacional para Concordia; y la inconstitucionaldiad del pago de deuda pública.

Pese al malestar que existe en el bloque,  los senadores acatarían el pacto entre Nación y provincia, más allá de las fuertes críticas que hacen al reparto discrecional, asistemático y sin planificación del desarrollo provincial que tendrían las obras que se ejecutarán con el multimillonario endeudamientos.

Además, genera tensión el giro de fondos para el pago deuda que sería consolidada, ya que habilitaría al Ejecutivo a profundizar la toma de nuevos créditos internacionales en el proyecto de Presupuesto 2019 que deberá enviar el gobernador en las próximas semanas a las Cámaras.