Brasil registró 189 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas

Brasil registró 189 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que supone una reducción en balance diario, y el total de decesos llega a 4.205, mientras que los casos confirmados suman 61.888, según informó el Gobierno.

Brasil registró 189 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas

El último boletín del ministerio de Salud indica una ralentización del número de muertos por Covid-19 en 24 horas, tras los 346 decesos registrados el sábado y el récord de 407 del jueves, aunque todavía hay 1.322 siendo investigadas.

Según el balance, el país registró un total de 3.379 de nuevos casos confirmados de coronavirus en un solo día, frente a los 5.514 del sábado.

Sao Paulo, el estado más populoso de Brasil con 46 millones de habitantes, continúa siendo el epicentro de la pandemia, con 20.715 contagios y 1.700 muertes, seguido de Río de Janeiro (7.111 casos y 645 decesos). No obstante, la situación es más crítica en otros estados, como Amazonas, debido a la sobrecarga de su sistema de salud.

Las autoridades sanitarias esperan que la llamada curva de la enfermedad alcance su pico entre mayo y junio, pero muchos estados ya han comenzado a relajar las cuarentenas y el nuevo ministro de Salud, Nelson Teich, estudia medidas para flexibilizar las restricciones, una de las principales demandas del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Pero mientras el país enfrenta la pandemia, el Gobierno se encuentra inmerso en una crisis gubernamental tras la renuncia del ministro de Justicia, Sergio Moro, quien ha acusado a Bolsonaro de injerencias en las investigaciones del Poder Judicial.

La salida del ex magistrado, quien se convirtió en uno de los símbolos de la lucha anticorrupción de Brasil, se produjo días después de la destitución del anterior ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, tras un duro embate con Bolsonaro.

Mandetta se alzó con un firme promotor del aislamiento social para combatir el virus, mientras que el jefe de Estado considera el coronavirus una “gripecita” y defiende la vuelta al trabajo de los brasileños para mantener a flote la economía.

Movilización en apoyo a Bolsonaro

Cientos de personas realizaron este domingo una caravana de autos en Brasilia para expresar su apoyo al presidente Jair Bolsonaro, luego de que el ex juez Sergio Moro renunciara al ministerio de Justicia y acusara al mandatario de “interferir” en investigaciones policiales.

Con banderas de Brasil colgadas en las ventanas y tocando las bocinas, los manifestantes bolsonaristas recorrieron en sus vehículos la avenida Eixo Monumental hasta el Congreso nacional.

Algunas personas llevaban caretas con el rostro de Moro, en las que el escribieron en la frente “traidor”. Hasta el viernes el ex juez, símbolo de la lucha contra la corrupción en Brasil, era el ministro más popular del gobierno.

“Apoyo a Bolsonaro” y “Fuera Maia”, se leía en los carteles de otros manifestantes que iban a pie, solicitando la salida del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, acusado por el mandatario de conspirar para sacarlo del poder.

Denuncia ante la ONU

Siete ex ministros de Salud de Brasil anunciaron que denunciarán al presidente Jair Bolsonaro ante el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU por su actuación frente a la pandemia del coronavirus.

Los representantes han acusado a Bolsonaro de violar los derechos a la salud y a la vida, además de acusarle de un “potencial genocidio” por no seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante la Covid-19, según reportó ‘Folha de Sao Paulo’.

Humberto Costa, José Saraiva Felipe, José Gomes Temporão, Agenor Álvares, Alexandre Padilha, Arthur Chioro y Marcelo Castro, todos ex titulares de Salud durante los gobiernos de Lula da Silva y Dilam Rousseff, manifestaron su “indignación y total desacuerdo” con las políticas del líder ultraderechista ante la pandemia, por lo que indicaron sentirse a obligados a “denunciar los graves efectos nocivos”.

Según repasaron, Bolsonaro ha minimizado la enfermedad y negado evidencias científicas que apuntan a la necesidad del distanciamiento social como “acción de incuestionable relevancia”.