Chile lanza un megaplán económico tras sufrir su peor caída en 10 años

El gobierno chileno anunció una serie de medidas para reactivar la economía, luego del desplome de la actividad que experimentó su mayor caída en más de una década. El índice mensual de actividad económica (Imacec), que recoge el 90 por ciento de los bienes y servicios incluidos en el producto bruto interno (PBI), se contrajo en un 3,4 por ciento durante octubre, en medio del estallido social que agita al país desde hace más de seis semanas.

Chile lanza un megaplán económico tras sufrir su peor caída en 10 años

Los ministros de Hacienda y del Interior, Ignacio Briones y Gonzalo Blummel, respectivamente, informaron de un fuerte incremento del gasto público en 2020 para enfrentar la suba del desempleo y respaldar a las pymes, agobiadas durante la crisis. Los funcionarios presentaron un plan de recuperación económica y protección de empleos por 5500 millones de dólares, enfocado principalmente en las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).

«Ante este escenario, las necesidades de financiamiento para el próximo año se estiman en 16.600 millones de dólares. Ellas se financiarán con emisión de deuda por hasta 9000 millones de dólares, 40 por ciento de la cual será en moneda extranjera, monto que será complementado con unos 7600 millones de dólares que provendrán de los activos del Tesoro en moneda extranjera», dijo Briones, y agregó que el presupuesto de 2020 aumentará de un 4,5 por ciento a un 9,8. «La meta será un déficit estructural de tres por ciento del PBI, el cual se reducirá a razón de 0,5 por ciento del PBI por año, llegando a dos por ciento del PBI en 2022», complementó.

El gobierno de Sebastián Piñera también recalculó la estimación de crecimiento económico para este año a 1,4 por ciento y disminuyó la proyección para 2020 a un rango de entre uno y 1,5 por ciento.

El gasto en reconstrucción, excluyendo el subte, será de 855 millones de dólares, y con respecto a las nuevas fuentes laborales se estima que con los anuncios se generen 100.000 empleos en 2020. «A la agenda social en la que como gobierno hemos logrado avanzar a través de acuerdos en el Congreso, se suma hoy una nueva prioridad social con sentido de urgencia: proteger el empleo», indicó el ministro de Hacienda.

Entre las medidas que plantearon las autoridades, que serán ingresadas al Congreso con discusión inmediata, destacan la devolución de impuestos anticipados a las pymes que sufrieron pérdidas en octubre, un régimen especial de donaciones para mipymes, accesos a mejores créditos y un plan de apoyo al emprendimiento y turismo por 50 millones de dólares. «Durante muchos años no fuimos capaces de ver ni simpatizar con cabalidad con sentidas demandas de la ciudadanía. Las medidas de la agenda social implican un esfuerzo financiero muy importante», añadió Briones.

El desplome del Imacec sorprendió a los analistas, que proyectaban cifras en torno al -0,5 y -2,0 por ciento. El negativo resultado es el más bajo desde julio de 2009, cuando el indicador registró un -3,5 por ciento durante la crisis financiera global que empujó al país a caer en recesión.

El Banco Central de Chile, en tanto, informó que en octubre la serie desestacionalizada disminuyó 5,4 por ciento respecto del mes precedente y un 3,5 por ciento en doce meses. Esto, pese a la misma cantidad de días hábiles que el mes registró en 2018.

Dentro de la medición, y considerando que dos tercios de la actividad económica chilena está vinculada con los servicios, las áreas que sufrieron mayores caídas fueron las de transporte, restaurantes y hoteles, además de educación. El sector de la construcción experimentó una leve suba de su productividad.

La entidad también dio cuenta de que la industria minera creció un dos por ciento, con el cobre como principal producto de exportación de Chile, en contraste con los sectores no mineros que cayeron un cuatro por ciento.

Diversos analistas indican que las cifras negativas podrían repetirse en noviembre y que el país podría terminar el año creciendo en un discreto 1,2 por ciento. A esto se suma el aumento de la cesantía, reflejado en los despidos masivos que grandes empresas han comenzado a realizar y cuyo pico podría alcanzar dos dígitos a mediados del próximo año.

Piñera, el más impopular desde la dictadura

Mientras Chile continúa paralizado tras más de 40 días de tensión social en las calles, la aprobación del presidente Sebastián Piñera se hundió a un nuevo piso del 10%, mientras su desaprobación trepó hasta el 82 por ciento, el peor registro de un mandatario chileno desde el retorno a la democracia, en 1990, según un sondeo publicado ayer.

El registro de la encuestadora Cadem que publicó el portal de noticias Cooperativa marca un descenso de dos puntos respecto del estudio anterior -del 25 de este mes-, en el que Piñera había obtenido un 12 por ciento de aprobación y un 81 de desaprobación.

La encuesta también da cuenta de una caída en la aprobación del gabinete, al 12 por ciento, mientras que la desaprobación del equipo ministerial subió al 83 por ciento. El 6 de noviembre, una de Activa Research registró que solo el 9,1 por ciento aprueba el desempeño del presidente, mientras que el 61,1 por ciento lo desaprueba.

Por otra parte, el apoyo popular a las movilizaciones sigue en un nivel muy alto, con el 67 por ciento, dato que se suma al 89 por ciento de apoyo a los «cacerolazos», el 64 por ciento a las «funas» (escraches) a políticos y el 58 por ciento a los paros o huelgas.

La decisión presidencial de desplegar personal militar para resguardar infraestructura crítica tiene el 59 por ciento de apoyo y el 39 de rechazo, mientras que la imposición de un nuevo estado de emergencia y el despliegue de las Fuerzas Armadas en la calle tiene el rechazo del 56 por ciento y el apoyo del 41.