Claves para evitar discusiones por dinero en la pareja

Algunas veces es difícil evitar discusiones por dinero en la pareja. Por suerte, existen ciertas claves para manejar este tipo de situaciones. ¿Te ha pasado? Descubre algunos consejos.

A veces, pudiese parecer que el amor puede ser resistente a todo, excepto cuando llegan las diferencias por dinero. De hecho, en menos tiempo del que pensamos, las relaciones se están disolviendo, y una de las causas más comunes es porque no se pueden evitar discusiones por dinero en la pareja.

Entonces, cabe la pregunta: ¿Qué podemos hacer para que el tema del dinero deje de convertirse en un problema para las parejas? Resolver este interrogante es muy importante si queremos evitar altibajos en la relación asociados a las finanzas.

Respecto a esto, algunas parejas deciden llevar sus cuentas separadas, mientras que otras lo hacen juntas y pueden monitorear lo que el otro gasta. No obstante, cabe revisar por qué surgen los problemas en materia monetaria.

¿Por qué surgen las discusiones por dinero en la pareja?

Son muchos los motivos que pueden detonar discusiones por dinero en la pareja. Algunos de los más frecuentes incluyen:

  • Hay pocos fondos en casa.
  • No hay consenso en la forma en la que el dinero es gastado.
  • Dentro de algunas parejas, hay miembros –cuando no ambos- que aspiran vivir un estilo o nivel de vida más elevado del que realmente se puede.
  • El dinero se usa como un medio para humillar, ejercer presión o manipular al otro miembro, pues es un hecho, según Molina y Torres, que existe una influencia del poder económico en las dinámicas de relación.
  • La pareja no termina por decidir de quién es el dinero o quién tiene mayor alcance en sus decisiones: si quien gana más o si es de los dos por igual.
  • Atraer la atención de las personas.
  • Ejercer manipulación, dado que, como señala Ibáñez, suele darse un patrón según el cual, quien ingrese más dinero es quien ejerce mayor poder.
  • Sentir que se tiene admiración o valor por la cantidad de dinero que se tenga.
  • Usarlo como un medio para llenar vacíos emocionales.

Estas pueden ser algunas de las causas que despiertan contiendas entre las parejas, es decir, la manera en la cual se conciba el dinero o el significado que se le dé al mismo.

Discusiones por dinero: una puerta para fortalecer la relación

Pese a lo anterior, también es influyente la actitud que se toma frente al problema. Cuando surgen los inconvenientes por este tema, algunas parejas simplemente niegan que existe un conflicto; otros lo aceptan, pero se niegan a hablar sobre ello.  De hecho, en otras relaciones comienzan a discutir interminablemente sin llegar a ninguna solución.

Por supuesto, la mejor actitud que se puede adoptar es la de hablar de forma calmada y transparente sobre el problema y buscar una solución favorecedora para ambos.

Cuando aparecen los problemas por el dinero, no es necesario ver esto de forma negativa. Pues, más bien, puede ser una puerta para que la relación fortalezca sus lazos y tengan una comunicación más abierta y sincera.

Sin embargo, existen consejos para evitar que estas discusiones por dinero se presenten en la relación de pareja. A continuación, compartirnos algunos de ellos contigo.

Claves para evitar discusiones por dinero en la pareja

  1. Establecer prioridades

Tal vez necesiten hacer gastos en el hogar, pero también quieran vacacionar. En este caso, ambos deben tomar una decisión compartida. Se debe priorizar, y eso no quiere decir que un gasto sea más importante que el otro.

Simplemente, es esencial que ambos estén de acuerdo en lo que deseen gastar, sobre todo si a posteriori tienen planificados otros gastos, como comprarse un coche nuevo o cambiar a los hijos de colegio, por ejemplo.

  1. Planificar juntos

Hacer una planificación permite que la unión sea más estrecha. En esta planificación se deben atender primero los gastos más esenciales. En este sentido, primero se debe estimar el ingreso anual que se tendrá y luego la cantidad de dinero que se debe destinar a los diferentes gastos.

Los gatos pueden ser el pago de la hipoteca, el colegio de los hijos, las deudas, las actividades de ocio, ahorrar dinero, entre otros. Esta planificación puede ser de mayor utilidad si se diseña una tabla en la que las entradas y salidas de dinero se puedan visualizar mejor.

  1. Evitar frases hirientes

tales como: “mi salario es superior”, “tu sueldo es inservible”, “yo decido porque aporto más”, “tú gastas demasiado”, entre otras. Pues, este tipo de afirmaciones no contribuirán en nada y la idea es reforzar el dialogo y llegar a un consenso.

  1. Destinar un promedio para gastos individuales

Si la pareja decide compartir su dinero, y colocarlo todo junto en una cuenta, entonces será necesario que cada uno estipule una cantidad para sus gastos personales (vestuario, calzado, regalos, caprichos, entre otros).

  1. Crear un fondo para situaciones excepcionales

Aunque no se esperan, tampoco se escapan de la realidad. Es importante hablar sobre qué ocurriría si alguno de los dos es despedido, o si acaece una enfermedad o una reparación de emergencia al hogar, entre otras posibles circunstancias.

Además de estas indicaciones, se debe tener presente que, al momento de casarse, se comienza una etapa en la que la pareja debe proyectarse junta; los planes ya no son por separados, sino que las decisiones deben ser tomadas como un equipo, y esto incluye los asuntos de dinero.

Por Isbelia Esther Farías López para Mejor Con Salud.-