Cómo combatir el herpes labial 

El herpes es una infección epidérmica causada por un virus herpes simple. Este virus simple puede ser de tipo 1 o 2. El virus herpes simple de tipo 1 se da en la cara, los labios, la boca y la parte superior del cuerpo, mientras que el virus herpes simple de tipo 2 se presenta en los genitales.

El herpes bucal, perteneciente al herpes de tipo 1, se manifiesta en forma de ampollas que aparecen en el borde de los labios. Son ampollas dolorosas, llenas de líquido y de borde color rojo. Desaparecen por sí solas en el lapso de dos semanas a partir de su llegada, pero los medicamentos pueden aliviar los síntomas o reducir la duración del brote.

Por lo general, las personas contraen el virus cuando son niños pequeños. El día anterior a la aparición del herpes en la boca se puede sentir comezón, hormigueo o ardor en esa zona.

Causas que provocan la aparición de herpes en la boca

Las causas del herpes labial son diversas, ya que el virus se puede contraer por múltiples vías. El contacto con utensilios para comer, rasuradoras, toallas u otros elementos que pertenezcan a una persona que tiene herpes de labio; el consumo de alimentos o bebidas junto a una persona que tiene herpes oral; y el intercambio salival con una persona que tiene el virus son algunas de las causas de la infección. Esta es la respuesta a por qué salen los herpes labiales. Ahora veamos cómo evitar el herpes labial.

Cómo evitar el herpes labial

Los consejos a tener en cuenta son los siguientes:

– Evitar el contacto directo con lesiones producidas por el virus.

– Aplicar bálsamo humectante en los labios para que no se resequen demasiado.

– No compartir sorbetes, vasos y otros utensilios con personas que tienen la infección.

– Lavar objetos como toallas y ropa de cama en agua hervida después de cada uso.

– Evitar relaciones íntimas orales porque se puede propagar el virus a los genitales de la pareja.

Cómo curar el herpes labial

La cura para el herpes labial no es definitiva. De todos modos, existen medicamentos que pueden prevenir o disminuir la duración de los brotes. Algunos medicamentos pueden ingerirse todos los días y reducen la probabilidad de que la infección se transmita a otras personas.

El bloqueador solar también es importante para proteger la piel e impedir que salgan nuevas ampollas. Cómo es el herpes labial es fácil de explicar. Cómo quitarlo, no tanto.

Cómo quitar el herpes en la boca

Para aquellas personas que ya padecen herpes en el labio, las recomendaciones orientadas a cómo evitar el herpes labial, es decir, los brotes futuros o la duración de los mismos, son las siguientes:

– Disminuir la exposición al sol.

– Utilizar bloqueador solar en los labios y la cara siempre que se encuentre al aire libre.

– Dormir ocho horas cada noche.

– Minimizar el estrés.

El tratamiento herpes labial incluye, como ingrediente fundamental, un bloqueador solar. Éste puede hacer que los pacientes eviten un nuevo brote y reduce la picazón que provocan las ampollas existentes. Se debe aplicar un stick de alta protección solar para los labios cada dos horas. El resto de la cara se debe cubrir con productos solares de protección alta que dispongan de un espectro amplio para la radiación UVB y UVA. Complementar con la aplicación de un agua termal calmante y suavizante o una crema hidratación después de la exposición al sol.

En los casos más severos, se debe recurrir a medicamentos. Los remedios para herpes labial son conocidos como antivirales. Los antivirales se aplican en dos tipos de terapia diferentes, conocidas como terapia episódica y terapia supresiva. La terapia episódica se implementa cuando aparecen los primeros síntomas de la enfermedad.

Los medicamentos para el herpes labial indicados por el profesional de la salud se ingieren durante unos pocos días. Esta terapia es efectiva si se pone en práctica tan pronto como sea posible luego de la aparición de los síntomas, por ejemplo, hormigueo o molestias en la piel. Ayuda a apaciguar los síntomas y acorta la duración de los brotes, pero no tiene efecto sobre la frecuencia de los mismos.

En la terapia supresiva se consumen medicamentos antivirales todos los días por periodos prolongados de hasta varios meses consecutivos. Así se reduce el número de brotes y la frecuencia con la que aparecen. Se recurre a este herpes bucal tratamiento cuando el paciente considera que la cantidad de brotes que experimenta es difícil de sobrellevar. Es fundamental consultar con el médico si la severidad del caso obliga a implementar la terapia supresiva.

Los fármacos que se utilizan como respuesta a cómo combatir el herpes labial son, por lo general, inocuos para el paciente, por lo que su utilización es segura. Ellos son aciclovir, valaciclovir y famciclovir.

El aciclovir fue el primer agente antiviral efectivo y todavía se encuentra en circulación, pero existe otro herpes labial tratamiento (con valaciclovir) que es más recomendable. Cuando aciclovir se utiliza en un tratamiento episódico, reduce la severidad de los brotes y acorta la duración de los mismos. En un tratamiento supresivo ayuda a reducir la frecuencia de los brotes y se deben ingerir los comprimidos de dos a cinco veces por día, todos los días, hasta que el médico determine que la infección desapareció. Durante una terapia episódica se debe tomar cinco veces al día durante cinco días.

El valaciclovir se implementa en los tratamientos episódicos. Permite curar más rápido las ampollas y reduce la intensidad del dolor. En las terapias supresivas demora hasta un 85 por ciento la aparición de un nuevo brote de herpes, consumiéndolo una vez al día, o dos veces al día si los brotes son muy frecuentes. El valaciclovir se ingiere dos veces al día durante cinco días cuando se implementa en un tratamiento episódico.

En cuanto a famciclovir, esta solución a cómo quitar el herpes labial reduce la duración de los brotes al implementarlo en tratamientos episódicos. Además, reduce la severidad del dolor y disminuye el tiempo durante el cual el virus se disemina sobre la piel. Su aplicación en tratamientos supresivos reduce la aparición de los brotes hasta un 70 %. Al utilizarlo en un tratamiento episódico se debe ingerir dos veces al día durante cinco días. En un tratamiento supresivo se toma dos veces al día el tiempo que indique el doctor.

La mayoría de las personas que ingieren antivirales los toleran sin problemas. Una pequeña cantidad de personas que toman estos medicamentos, ya sea en tratamientos episódicos como en tratamientos supresivos, informaron la aparición de efectos secundarios menores.

Estos efectos secundarios son cefalea, náuseas y diarrea. No se conocen efectos secundarios severos asociados con estos tratamientos y virtualmente no existe ninguna interacción problemática si se consumen otros medicamentos durante una terapia con antivirales.

Ante cualquier duda o contrariedad, consulte con su médico lo antes posible. Es importante recordar que aquellos que buscan en Internet “herpes labial cura” se sentirán decepcionados porque no existe una sanación definitiva. Sin embargo, la buena noticia es que tomando precauciones y recurriendo a los medicamentos necesarios es posible impedir que el herpes se apodere de la vida cotidiana.