Cómo se debe comer fruta para adelgazar

Desde pequeños sabemos que comer fruta es importante, lo aprendemos de nuestras madres, en la escuela, de las visitas al médico, hasta en la televisión nos lo dicen. Sin embargo no todos sabemos cuál es la forma correcta de consumir la fruta para que sus beneficios sean aprovechados por el organismo.

Aunque este artículo se enfoca en la finalidad de bajar de peso, los puntos que detallaré son importantes para mantener un buen estado de salud en general.

Para empezar puntualizamos los errores más comunes en que caemos a la hora de comer fruta

1.- Comer fruta todos los días

Las frutas son fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes que el cuerpo necesita para funcionar y mantener las células sanas. Cuando el consumo de nutrientes no es suficiente el cuerpo entra en un desequilibrio químico natural que envejece y destruye las células afectando a la salud con síntomas que van desde el cansancio, obesidad, hasta enfermedades del corazón o degenerativas. Las frutas y todos los alimentos ricos en antioxidantes no solo ayudan a prevenir la oxidación de las células sino también tienen la capacidad de restaurar aquellas que ya se encuentran dañadas gracias a que contienen gran cantidad de electrones capaces de neutralizar los radicales libres. Es importante variar el tipo de fruta y no comer todos los días la misma pues estaríamos limitando la ingesta de nutrientes.

2.- Comer fruta de temporada

Aunque a lo largo del año podemos encontrar casi todo tipo de fruta es mejor consumir aquellas que están en plena temporada pues su proceso de siembra, crecimiento y cosecha es más natural, la tierra tiene la temperatura y condiciones exactas para que el desarrollo del fruto sea óptimo. Por esta razón la fruta de temporada mantiene sus propiedades en perfecto estado por más tiempo, sus nutrientes son de mayor calidad y son mejor asimilados por el organismo incrementando así sus beneficios.

3.- Consumir fruta a horas tempranas

Aunque las frutas aportan gran cantidad de nutrientes no debemos olvidar que están compuestas por fructosa, esta una vez en el cuerpo se convierte en glucosa para generar energía. Pero si esta energía no es utilizada entonces se transformará en grasa y se acumulará en el organismo.  Es mejor consumir la fruta comenzando el día ya que por la mañana nuestro metabolismo trabaja más rápido por lo que son digeridas de forma más efectiva, además a lo largo del día tenemos más oportunidad de utilizar esa energía que si la consumimos por la tarde o noche. A horas finales del día es mejor consumir vegetales como fuente de nutrientes.

4.- No mezclar frutas en una sola porción

Con mucha frecuencia conozco personas que desayunan ensalada de frutas y tienen la idea de estar comiendo muy saludable, sin embargo las frutas se dividen en grupos: neutrales, dulces, semi-ácidas y ácidas, mezclarlas puede ser una bomba para el estómago. Aunque se pueden combinar 2 o 3 frutas del mismo grupo es mejor consumir una fruta por la mañana y otra diferente a mitad del día. La elección del tipo de fruta es importante podemos elegir frutas que aporten mayor energía, frutas alcalinas, frutas para desinflamar el abdomen, frutas diuréticas, etc.

5.- Jugos de fruta

La regla anterior aplica también para los jugos y licuados, no debemos agregar mas de 2 frutas por dos razones: 1) Podemos excedernos en la ingesta de azúcar, 2)Podemos causar malestar estomacal si hacemos una mala combinación. Lo mejor es hacer un licuado de una sola fruta (mezclar leche con una fruta dulce, nunca con una ácida). Para los jugos la mejor manera es combinarlos con vegetales, eligiendo los ingredientes apropiados podemos hacer un excelente Jugo verde adelgazante.

6.- Comerse antes de los alimentos

¿Cuánta gente utiliza la fruta como postre?, al comerse así se aprovecha un mínimo si no es que nada de los nutrientes. La fruta se debe comer siempre con el estómago vacío ya sea a primera hora de la mañana, a media mañana o media hora antes de la comida. Cuando la fruta entra al estómago vacío, inicia su proceso de digestión casi al instante de ser ingerida por lo que en 15 minutos el cuerpo ya habrá asimilado los nutrientes. Á demás las enzimas digestivas que genera la fruta ayuda a la digestión del alimento que se toma posteriormente.

Si comemos carnes o cualquier otro alimento antes de la fruta esta llegará al estómago pero no será digerida rápidamente ya que el estómago estará ocupado tratando de digerir un alimento más pesado. La fruta que no es digerida rápidamente se fermenta en el estómago ocasionando malestar estomacal y digestiones más lentas y pesadas, además de perder sus propiedades antes de que sea digerida.

Si optimizamos nuestro consumo de fruta podemos ayudar a nuestro organismo a retornar a un estado más saludable y recordemos que un cuerpo sano es un cuerpo sin sobrepeso.

Fuente: Blog de Bajadepesoya