Con camiones de Vialidad lanzarán un operativo especial de limpieza en Paraná

Luego de que esta mañana la Provincia dictara una conciliación obligatoria en el conflicto entre el municipio y los gremios, se anunció que esta noche comenzará un sistema de emergencia para recolectar la basura en la ciudad. Así lo confirmaron a AIM desde la Asamblea Vecinalista que participó de una audiencia de mediación judicial.

Con vehículos de la Provincia y personal municipal, esta noche se lanzará en la ciudad un operativo de limpieza, tras varios días sin recolección domiciliaria. En un primer momento se habló que comenzaría a la hora 0 del día sábado, al finalizar el asueto en la ciudad por el Día del Empleado Municipal, pero luego se anticipó que podría comenzar antes. Según declaraciones a FM Litoral del secretario General comunal, Eduardo Solari, dijo que podría comenzar antes, según pudo registrar esta Agencia.

La recolección especial de basura se da luego de la audiencia de conciliación que se dio esta mañana en Tribunales, merced a una presentación de la Asamblea Vecinalista de Paraná por un lado y la Municipalidad por el otro, para que los trabajadores vuelvan a las tareas.

El secretario de Trabajo provincial, Fernando Quinodoz, se presentó a la audiencia judicial unificada en el juzgado de Alejandro Cánepa, y allí “informó que se decretó la conciliación obligatoria, por lo tanto los empleados municipales tiene que volver a trabajar”, contó Ariel Cesario, abogado de la Asamblea.

La limpieza se hará “gracias a la colaboración de la Provincia, porque si no, no sería posible, con la Dirección Provincial Vialidad van a salir a recolectar la basura”, contó el letrado. “Después es tarea que le va a quedar al municipio. O sea normalizar el servicio. Esto es por lo menos va a durar 10 días que rige la conciliación obligatoria, atento que pasado este término y no llegado a un acuerdo entre las partes, ya lo anticiparon los gremios, van a volver a las medidas de fuerza”, aclaró.

En cuanto al balance de la situación, Cesario evaluó que “la sensación es agridulce porque creemos no tentemos una respuesta definitiva en cuanto pedido que es la regularización del servicio”, concluyó.