Crisis política en Israel: Renuncia el ministro de Defensa y pide elecciones anticipadas

Molesto por el alto el fuego en la Franja de Gaza, el ultranacionalista Avigdor Lieberman renunció este miércoles a su cargo como ministro de Defensa de Israel e incluso pidió elecciones anticipadas. El grupo radical Hamas celebró su salida.

Crisis política en Israel: Renuncia el ministro de Defensa y pide elecciones anticipadas

Para Lieberman, el acuerdo «indirecto» del gobierno de Benjamin Netanyahu con los palestinos en Gaza (con auspicio de Egipto) representó «una capitulación ante el terrorismo».

«El Estado compra tranquilidad a corto plazo al precio de graves daños a largo plazo para la seguridad nacional», afirmó el ex funcionario, que pretendía una respuesta israelí mucho más contundente ante el incidente más grave desde la guerra que enfrentó a ambos bandos durante 50 días en el verano de 2014.

Además, su reclamo para anticipar los comicios generó incertidumbre sobre el futuro del gobierno de Netanyahu, que está en el poder desde 2015 y es considerado el más derechista de la historia de Israel.

«Deberíamos acordar una fecha para elecciones lo más rápidamente posible», dijo Lieberman a la prensa y mencionó «diferencias irreconciliables» con el líder israelí. La fecha oficial de la próxima votación es noviembre de 2019.

Fuentes del Likud, el partido del primer ministro, declararon al Times of Israel que el propio Netanyahu se hará cargo por ahora de la cartera de Defensa y dijeron que no había «necesidad» de celebrar elecciones en momentos en los que hay «problemas de seguridad».

La salida de Lieberman implica que su partido, Israel Beitenu, deja la coalición de un gobierno que ahora queda con una escasa mayoría de 61 diputados en una Cámara de 120 escaños.

Netanyahu presentó la decisión de aliviar tensiones con los palestinos como un acuerdo unánime de su Gabinete de Seguridad, basado en las recomendaciones del Ejército. Pero Lieberman y el ministro de Educación Naftali Bennett, también conservador, mostraron sus reservas más tarde.

Poco antes del anuncio de Lieberman, Netanyahu tuvo que explicarse debido a las críticas que suscitó la tregua en Gaza.

«En períodos de urgencia, el público no siempre sabe» por qué se toman «decisiones esenciales para la seguridad del país, y estas decisiones deben permanecer secretas para el enemigo», afirmó durante un acto en memoria del primer ministro del país, David Ben-Gurion.

En ese sentido, agregó Netanyahu: «Nuestros enemigos nos suplicaron aceptar este alto el fuego y saben muy bien por qué lo hicieron».

Sin embargo, Lieberman expresó que «no hay ningún motivo para que los terroristas de Hamas se sigan sintiendo tan cómodos y haciendo lo que quieran».

Hamas sacó un comunicado este miércoles en el que califica la renuncia de Lieberman como una «victoria política para Gaza».

En cambio a los residentes israelíes del área no les cae bien la noticia. Están mayormente enojados por el cese el fuego: docenas de manifestantes en la localidad de Sderot, blanco de proyectiles palestinos, salieron a las calles gritando «¡Desgracia!». Creen que el gobierno capituló ante la violencia. Igual que el ex ministro.

La frontera entre Gaza e Israel permaneció tranquila durante la noche. Según el Ejército israelí, en los dos días de confrontaciones los insurgentes lanzaron 460 cohetes y morteros a Israel en 24 horas, mientras que su aviación atacó 160 objetivos.