Crueldad: Crían 12.000 leones en cautiverio para ser cazados por turistas

En Sudáfrica, hay gente que se dedica a criar en cautiverio a leones que luego ofrecen a los turistas para que los maten en una cacería o, incluso, para comerciar sus huesos. Así lo asevera una investigación reciente según la cual la cifra de estos animales asciende a unos 12.000.

Los datos de estas “cacerías enlatadas” fueron investigados y difundidos por el empresario y filántropo británico Michel Ashcroft, conocido como Lord Ashcroft. Él asegura que en la condición de cautiverio en este momento en Sudáfrica hay unos 12.000 animales, que es cuatro veces el número de leones que existen en la vida silvestre en ese país.

El libro en el que se denuncia esta situación se llama Juego injusto: una exposición de la industria de los leones criados en cautiverio en Sudádrica. Un extracto de esta publicación fue difundido esta semana por el medio inglés Daily Mail. Y lo que se cuenta allí es verdaderamente abrumador.

“No es exagerado decir que el abuso de los leones en Sudáfrica se ha convertido en una industria -señaló el filántropo inglés en su libro-. Miles son criados en granjas cada año. Son arrancados de sus madres y se usan como peones en el sector turístico. Su destino es que se los mate en una ‘cacería’ o por sus huesos y otras partes del cuerpo, que se consideran de gran valor en el mercado medicinal asiático”.

Un sistema siniestro

Aseguró que los animales, en su vida cautiva, están mal alimentados, en condiciones antihigiénicas y viven en habitáculos pequeños y estrechos. Muchas veces son sedados o golpeados antes de ser expuestos a sus funciones frente a los turistas.

“Este sistema siniestro surgió en Sudáfrica a la vista de todos, sometiendo a estas nobles bestias a miserias de una escala inimaginable”, escribió Ashcroft.

“Mi investigación sugiere que es muy probable que ahora haya al menos 12.000 leones criados en cautiverio en el país, contra una población salvaje de solo 3000. Sin embargo, apenas un pequeño número de personas se benefician de esta configuración abusiva”, agregó.

Operaciones encubiertas

El lord británico, que además es empresario, político y tiene el título de Barón, encaró para su investigación dos operaciones encubiertas: una de ellas se llamó Simba y la otra Chatise. Así llegó a encontrar las evidencias publicadas en su libro.

Allí cuenta también que los animales a veces son cazados por manadas de perros o liberados el mismo día en un territorio relativamente pequeño para que los turistas los maten a tiros.

Esta industria “cruel y bárbara”, como la llama el propio autor del libro, también tiene otra faceta oscura: el comercio de los huesos de león. Según la investigación, estos son muy buscados en el extremo oriente, donde se utilizan como medicina y como afrodisíaco.

La carcasa de un león puede valer muchos miles de libras, para luego convertir los huesos en una pasta o bebida medicinal.

Ashcroft ahora realiza una campaña para prohibir la cría de leones en cautiverio en Sudáfrica, para lo cual piensa destinar todas las ganancias de su libro.

Fuente: Noticias Ambientales https://noticiasambientales.com/